Se acabó lo de trabajar gratis

  • 1
  • 12 Marzo, 2014

Nos alegra mucho poder contar por segunda vez con Victor Iturrioz por aquí. Como siempre le da un ángulo diferente a los temas que tratamos normalmente. No os perdáis su blog Quondoswar y seguirle en Twitter evidentemente también es obligatorio.

Se acabó lo de trabajar gratis. En serio, se acabó. “Si, bueno, claro; pero en este caso…” NO. Se acabó. Asúmelo. Interiorízalo. “Esto lo regalo a ver si…”; “esta parte no se la cobro porque…”; “empezaré gratis a ver si en unos meses…” NO.

Trabajar gratisDerechos de foto de Fotolia

Los hay que encontrarán razones para contradecir este primer párrafo. Mi respuesta es:

  1. No hay ningún consejo que valga para todas las personas en todos los casos.
  2. Aún así, para la mayoría de personas en la mayoría de los casos, la respuesta es NO.

¿Por qué?

Primero: Destruyes volumen de negocio

En el 95% de los casos, nadie paga por un servicio que ha recibido antes gratuitamente.

Es como la galletita que viene con el café: no la pagas, te acostumbras a no pagarla, y ya no vas a querer pagarla nunca.

Regalando un servicio, estás impidiendo que alguien SÍ cobre por hacerlo, ya que nadie puede competir con un precio 0, así que estás destruyendo volumen de negocio. Y tal y como están las cosas, no es algo que sobre en este país.

Segundo: El precio define el valor de un producto

El precio es una parte importantísima del concepto global de un producto: es lo que define su valor. Si el precio de tu producto es 0, tú mismo estás aceptando que ese servicio que ofreces no vale nada.

Y cuando algo no vale nada, tampoco lo echarás de menos, así que será muy difícil convencerles que algún día lo paguen.

Una combinación perversa de estos dos motivos puede llevarte a una situación aún más humillante: que cuando el cliente decida invertir en ese servicio, se vaya a buscar a otro proveedor que sí le cobre.

Si a mí no me cobras por hacer algo, el día que decida invertir a fondo en ese recurso, buscaré a un profesional que me lo gestione; porque, consciente o inconscientemente, mi pensamiento será: “debo profesionalizar este segmento para obtener más beneficios” y alguien que no cobra, no es profesional. Así de cruel, así de simple.

La forma más peligrosa de acabar trabajando gratis:

Online Marketing History X: propones una serie de servicios con un fee específico para cada uno. El cliente “no tiene tanto dinero”, así que acabáis pactando una versión reducida de la propuesta inicial, con un fee acorde a los servicios que vas a prestar.

Pasan los meses y, pese a que te limitas a hacer tu trabajo, tu cliente “te pide cosas”. Cosas que no se englobarían estrictamente dentro del servicio que estás prestando (y cobrando); pero como el cliente sabe que las dominas, te las pide a ver si “te enrollas” y le “echas una mano” con eso. Esta historia (¿os suena a alguno de vosotros?) nos lleva al tercer punto:

Tercero: Se acabó el “me sabe mal…”

¿Has estado en alguna tienda de ropa en la que se avergonzaran de cobrarte un cinturón porque ya te habías llevado un abrigo que era mucho más caro? ¿No, verdad?

A veces nos asusta pedir dinero por hacer según qué, porque “nos sabe mal”. Al que le tendría que saber mal es al cliente que te pide algo que sabe que no te está pagando por hacer.

El mundo laboral no funciona a base de favores. Los profesionales no se forjan a base de ser simpáticos. Cuando te piden un servicio, pasar un presupuesto es lo más normal del mundo, así que hacerlo no debe pesarte ni preocuparte. Si el cliente “no tiene tanto dinero”, tú “no tienes tanto tiempo” que dedicarle a su proyecto, y si realmente le interesa desarrollar ese punto, ya buscará los recursos para hacerlo (como hacemos todos).

Cuarto: Un cliente que no quiere pagar no es un buen cliente

Si tus temores al respecto del tercer punto resultan no ser infundados, entonces es que tú cliente no es un buen cliente. Tu cliente debería ser el primero en interesarse por el precio de los servicios que solicita, si al especificar tú ese precio él muestra síntomas de rechazo (no hacia el presupuesto, sino hacia tu persona por el hecho de presentarlo) ten claro que a la larga esa persona te dará problemas. Puede que no te halles en posición de renunciar al ingreso que te supone, pero deberás tenerlo en mente a la hora de tratar con él en el futuro.

Quinto: Trabajar gratis equivale a trabajar mal

Trabajar gratis quema mucho. Uno puede disfrutar de su trabajo, pero en cualquier empleo hay partes tediosas, cosas aburridas, tareas que uno preferiría no tener que hacer. Cuando estás trabajando gratis, la ausencia de responsabilidad derivada de tu sueldo, así como la falta de miedo ante la posibilidad de perder un necesario ingreso, hace que inevitablemente la calidad de un trabajo se resienta.

En muchas ocasiones, he conocido gente que trabaja gratis para intentar conseguir un trabajo futuro, pero también han sido muchos los casos en que estas personas han acabado dejando una mala imagen, precisamente este motivo. Cuando tú aceptas trabajar gratis, tu cliente esperará de ti que lo hagas como si estuvieses cobrando, y como habitualmente eso es imposible, la imagen que dejarás será mala.

Sexto: Hay cosas más interesantes por hacer que trabajar gratis

Si no tienes empleo, o clientes a los que vender tus servicios… hay cosas más interesantes por hacer que trabajar gratis. Internet te ofrece una ventana de formación infinita para que amplíes tus conocimientos. Con presupuestos bajísimos, puedes emprender proyectos personales que quizá a la larga te aporten beneficios… O simplemente dedícate a hacer puerta fría y buscar clientes que sí te correspondan con ingresos… Mejora tu CV, prepara propuestas de cliente, trabaja tu base de datos de contactos… Siempre encontrarás opciones más interesantes que la de emplear tu tiempo en proyectos ajenos a cambio de nada.

Séptimo: Al final siempre hay pasta

Actualmente, la situación recurrente con la que te toparás cada vez que te plantes con una propuesta frente a un cliente será: no tengo pasta (o, “tenemos muy poco presupuesto”).

“Hemos recortado presupuestos, las cosas están fatal, no llegamos…” Pero os aseguro una cosa: cuando un potencial cliente quiere un servicio, y tú logras convencerle de que eres el proveedor adecuado para él, al final siempre hay pasta. Quizá no toda la que te gustaría cobrar, es posible; deberás matizar tus servicios en función del presupuesto que tengan disponible; pero si te recibieron, o te pidieron una propuesta, es que hay dinero; porque nadie espera recibir algo a cambio de nada, aunque a la mayoría tampoco les temblará el pulso en pedirlo si creen que pueden conseguirlo.

Además, este séptimo punto combina con dos reglas de oro que también debes recordar y con las que cierro esta primera parte del artículo:

· Si realmente no hay pasta, ese cliente no es interesante.

· Si consigues que un cliente gane más dinero con tu trabajo del que te paga por hacerlo; no te preocupes, estás salvado.

Dos historias de cómo trabajar gratis te acaba llevando a meter la pata:

(Por si no he resultado suficientemente convincente 😉 ) a continuación te contaré dos historias reales en las que cometer los errores anteriores tuvo como resultado la pérdida directa de oportunidades y de dinero:

Primera historia:

Hace un tiempo estuve trabajando a través de una agencia de marketing deportivo para un cliente grande llevando la parte de social media de una campaña muy específica.

Pese a que estaba bien pagado, la organización interna del cliente era absolutamente caótica; con muchos mandos intermedios tomando decisiones (en ocasiones contradictorias) y pocas manos ejecutando; y eso dificultaba mucho el día a día del proyecto.

El trabajo a desarrollar no era fácil, ya que teníamos muchas limitaciones corporate (como suele pasar con las cuentas grandes), y eso, sumado a su incapacidad para organizarse y su elevado nivel de exigencia en cuanto a resultados; nos llevaba, a mí y a mis compañeros, a estar bastante crispados.

Además, a menudo había algunas peticiones que trascendían lo que inicialmente habíamos acordado; peticiones que habíamos correspondido en todos los casos sin comentar nada al respecto (y sin cobrar a parte).

Un día le comenté al responsable de la agencia que llevaba la campaña global (que además era y es uno de mis mejores amigos) que algo que ayudaría mucho a la difusión de la campaña sería hacer una acción de PR. Les pareció buena idea, y me pidieron que redactase una nota de prensa a tal efecto, a lo que respondí que “si era necesario, lo haría; pero consideraba que ya excedía las responsabilidades pactadas para con nosotros, que a ver si podían desarrollarla internamente”. La respuesta fue: “OK, no hay problema”; y no volvimos a saber del tema.

Tiempo después, con la campaña ya finalizada, me tomaba unas cañas con este amigo mío y me dijo: “Oye, hiciste el pardillo con este tema de la NDP, estas cosas las tienes que corregir.” Yo no entendía. Entonces me lo explicó: “Cuando yo te pedí esa NDP, no te pedía un favor. Tú, como profesional, (y más ante una acción que has propuesto tú mismo) deberías haberme pasado un presupuesto por hacerme una NDP de puta madre, no negarte a hacerla por pensar que no querríamos pagarla”. Me contó que habrían aceptado un presupuesto X (muy por encima del que yo habría propuesto) y que perdimos ese shot por haber adoptado una actitud poco profesional al respecto desde un principio.

* A pesar de lo que podáis pensar, aunque alguien sea amigo tuyo, cuando está trabajando contigo no es tu papi, y debe reaccionar como si no te conociera de nada. De lo contrario, no se aprende.

Lección aprendida: cuando te piden algo, tú respondes con un presupuesto. Sensación de profesionalidad, mensaje. Vas a hacer un trabajo, un buen trabajo, y todo buen trabajo tiene un precio.

Segunda historia, bastante más flagrante que la anterior:

Hace un tiempo, estaba llevando temas de SEO y marketing de contenidos para un cliente. Dicho cliente llegó a un acuerdo con una agencia pequeña para un servicio mensual de PR. Al poco tiempo, esta misma agencia se ofreció a llevar la gestión de los canales de redes sociales del cliente de forma gratuita, “por temas de imagen”. Yo ya había evaluado la posibilidad de desarrollar campañas en SM en el pasado para dicho cliente, pero siempre habíamos juzgado más oportuno centrar el presupuesto en las partidas anteriormente mencionadas, que ofrecían buenos resultados.

Ante la perspectiva de tener “algo gratis”, lógicamente el cliente aceptó. Yo me olía que lo “del tema de imagen” era una chorrada (¿si tienes algo noticiable y eres bueno haciendo PR, qué importa qué has tuiteado esa semana?), que lo que querían era meter una cuña para intentar entrar en la parte de digital.

Con el tiempo, viendo que lo que hacían era más bien testimonial y poco efectivo, le mandé a esta agencia una lista de recomendaciones básicas para que, ya que habían tomado la decisión de trabajar a coste 0, al menos su trabajo tuviese algún impacto positivo para el cliente en términos de SEO y de tráfico, más allá de proporcionar esa gestión errática de los canales que no aportaba nada.

La respuesta de la agencia admito que me sorprendió. Pese a que ellos sabían que yo había aprobado que llevaran ese tema precisamente porque lo hacían de forma gratuita (si hubiese habido un presupuesto para ello, lo habría hecho yo mismo), me contestaron que estaban completamente de acuerdo en el carácter “idóneo y necesario” de adoptar esas medidas y que, tomando como base esas recomendaciones que yo mismo les había proporcionado, propondrían al cliente una reunión para expresar la necesidad y urgencia de establecer un fee mensual para llevar a cabo esas acciones.

Hablé con el cliente, sólo para matizar que yo no había dicho que fuese necesario establecer dichas medidas, sino que eran un simple listado de recomendaciones para hacer más efectivo su trabajo. 

La reacción del cliente me sorprendió aún más: aceptó la reunión, y antes de que presentaran nada, mostró su descontento con la campaña de redes sociales que habían llevado a cabo hasta el momento y decidió que dejaran de hacerlo, recortando sensiblemente el fee original de PR que había pactado con ellos por el hecho de que no deberían invertir más horas en ese tema.

Es decir, por haber estado trabajando gratis; no sólo no consiguieron colocar el servicio, sino que acabaron cobrando menos por algo que ya habían conseguido vender.

Sobran la moralejas, no? 😉

Espero que os haya gustado. Un abrazo a todos.

111 Comentarios

  • Benja dice:

    Buen artículo Víctor, verdades como puños. Tu artículo va directo a mi Evernote

  • ¿Cuánto has cobrado por escribir esta entrada?

    • Peter dice:

      Tachaaaaaaán

      Creo que con esa respuesta lo has matado

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Dani, y por extensión a los demás que habéis comentado;

      Jejeje, vale, touché si quieres, pero bueno, te contesto por puntos:
      No he cobrado absolutamente nada. 0. Gratis.
      Aquí entraríamos en el debate de qué admitimos por “trabajo”. No he cobrado por escribir este post (ni cobré por escribir el primero). No he cobrado por escribir ninguno de los posts que he publicado en mi blog, Quondos War. No cobré por dar una pequeña charla en el Q500 la semana pasada. No cobro por twittear contenidos que me parecen interesantes. Es “un trabajo”? Sí, lo es, pero considero que forma parte del proceso de trabajar mi marca personal como profesional. Y nadie me lo abonará, hasta que la tenga tan bien trabajada que (idealmente) algún día me paguen una pasta por dar una formación. Precisamente gracias al hecho de haber puesto todo este “trabajo gratis” detrás, espero que eso ocurra. (Me han pedido justamente 2 formaciones para empresas esta semana, cobrando evidentemente, y no ha sido gracias a este artículo directamente, pero todo cuenta).

      De todos modos, creo que es muy evidente que el artículo está enfocado a un contexto de marketers freelancers / agencia vs cliente. Creo que lo que te acabo de contar sencillamente no vale para clientes, es mi opinión; pero eres muy libre de disentir (que igual no es el caso, pero es lo que interpreto de tu comentario).

      Muchas gracias por haberte leído el post y comentado! Un abrazo!

      • Lo siento amigo pero no me has convencido ni lo más mínimo jeje. Si no hubieras escrito el post quizá sí jeje. Aunque bueno a lo mejor has cobrado en especias (enlaces, un hueco dentro del equipo, apoyo para otros proyecto, etc).

        De todos modos, el artículo está muy bien (mola mucho) aunque no se ajusta a la realidad. ¿Cuántas veces hemos tenido que bajarnos los pantalones, ceder y no cobrar nada con el objetivo de que nuestro nombre/marca comience a sonar?

        Yo lo he hecho en varias ocasiones, no dentro de este mundillo sino dentro de otro muy concreto y lo conseguí. De hecho a día de hoy, en ese otro sector soy quien soy por esos trabajos no remunerados.

        Un saludo.

        • Victor Iturrioz dice:

          Hola Miguel Ángel!
          Voy por puntos:
          1. Hombre, si no hubiese escrito el artículo no te hubiese convencido de nada porque no hubieses leído nada, no? 😉
          2. Cobrar en especias? Bueno, el artículo lo escribí como una continuación del primero que envié (sobre cómo mejorar tu CV). Este primero me lo pidió directamente Alex, y como a Alex le debo muchos favores; si me pide algo, lo hago (y de esta ecuación ha surgido todo lo que he hecho en Quondos hasta ahora). Nunca lo he pedido yo (aunque podría haber sido así y no pasaría nada).
          3. Sigo con lo de cobrar en especias: hay enlaces en el post a mi blog y a mi Twitter, pero tampoco los he pedido, los pusieron por iniciativa propia (cosa que evidentemente les agradezco MUCHO). Hueco dentro del equipo… la verdad es que no he recibido ninguna oferta. 🙂
          4. No te compro lo de que un artículo de este tipo “mole” pero “no se ajuste a la realidad”. Si no he conseguido que me compres la moto, el artículo “no mola”. 🙂
          5. “¿Cuántas veces hemos tenido que bajarnos los pantalones, ceder y no cobrar nada con el objetivo de… ” (elimino la última parte de la frase porque eso puede ocurrir por muchas razones, no sólo la que tú apuntas): En mi caso particular, MUCHAS; por esa razón recomiendo no hacerlo. Casi nunca sirve para nada. Trabajar en pro de tu marca personal no es “bajarse los pantalones”. Trabajar gratis para un cliente, sí. Son cosas muy diferentes.
          6. No sé a qué sector perteneces… creo que no hay consejo que valga para todo el mundo en todos los casos, pero sigo pensando que regalar trabajo a un cliente (está muy claro, creo, que hablo constantemente del contexto cliente vs agencia) no es una buena idea.

          Muchas gracias por tomarte tu tiempo y comentar!! Que decidáis clickar y dejar un comentario, (quizá especialmente si es) para mostrar opiniones contrarias a las mías, me parece realmente enriquecedor!

      • En general el artículo me ha gustado y creo que he pillado a dónde querías llegar, pero abres el post escribiendo que no se deben hacer cosas como:
        “Esto lo regalo a ver si…”
        Que es justo lo que haces tú escribiendo esta entrada. Yo también lo hago, también tengo un blog y también he participado en congresos sin cobrar para construir una marca personal pero yo sí que creo en el poder del karma digital, en regalar cosas para devolver lo que has aprendido de otros, para construir relaciones con futuros clientes y empleadores.
        Soy diseñador y profesor de diseño; si me viene una empresa no le hago un logo o un cartel gratis pero hay ocasiones y proyectos sin ánimo de lucro en los que sí participo gustosamente (y a los amigos les echo un cable si hace falta, aunque sea con ánimo de lucro, pero sólo para arrancar). Eso sí, no puede ser que tú no cobres pero la imprenta sí, o todos o nadie.
        Un saludo, ánimo y sigue puliendo tu discurso, al final es lo que te distinguirá de la competencia.

        • Victor Iturrioz dice:

          Hola Daniel;
          Te comento. 🙂
          1. Creo que no dejé suficientemente claro que me refería a un contexto de agencia vs cliente (o proveedor vs cliente, no tiene por qué ser agencia). Si seguimos tirando de según qué hilos, al final me diréis “bueno, pero si tu madre te pide que le hagas una web le vas a cobrar?”. No, claro que no le voy a cobrar. 🙂

          2. Me dices: “pero abres el post escribiendo que no se deben hacer cosas como:
          “Esto lo regalo a ver si…”
          Que es justo lo que haces tú escribiendo esta entrada.” > Bueno, más allá de que ya he explicado porque publico posts (aquí o en mi blog) creo que no he sido capaz de expresar el concepto. Podemos decir que yo “regalo” el post, sí, pero a mí no me pagan en ningún lado por escribir, así que de momento les paso un material que de per se yo ya produciría sin cobrar, y permito que se publique en una plataforma con mayor alcance que la mía propia. Con esa frase que mencionas me refería a: “me han contratado servicios de SEO OnPage, pero les regalaré el linkbuilding a ver si están contentos y me suben el fee”. De todos modos, sois libres de no comprarme la diferenciación (evidentemente).
          * Como este tema está dando tanto que hablar, creo que le pediré 5€ a Alex y así ya no podréis decir que he escrito el post gratis, jajajaj.

          3. Respecto a lo que me comentas de tu trabajo como diseñador, creo que en el fondo pensamos igual. Si crees en algo (una amistad con alguien, una iniciativa sin ánimo de lucro, lo que sea…) pues por qué no les vas a “regalar” ese trabajo (en ese sentido, que cobre o no la imprenta a mí me daría igual, si yo creo que lo correcto es no cobrarles, o me siento bien cobrándoles, no voy a juzgar que otros lo hagan).

          Una cosa muy diferente es un trabajo en el que tu implicación emocional no existe, un trabajo PARA ALGUIEN (no para ti y tu marca personal) que NORMALMENTE DEBERÍAS COBRAR, pero “lo regalo a ver si…” y eso me parece un error, por todo lo escrito.

          Gracias de nuevo por comentar. Realmente valoro mucho que os toméis la molestia de hacerlo y me estáis haciendo reflexionar de nuevo acerca del tema.

  • 4am dice:

    Estoy contigo. Construirte la marca personal es como pagar un curso de formación, no es trabajar gratis. Ya depende de los objetivos que tengas en mente. Cada sector empresarial es distinto, aunque a veces nos parezca lo mismo. Mira por ejemplo la huelga que han hecho por el ERE de JWT: trabajan gratis, tres días, para joder. En Facebook está. ¿Es trabajo gratis? NO, es una protesta. Por otra parte, los autónomos lo tenemos jodido con los que no pagan cuotas y pueden por ello bajar como mínimo 300 euros el precio y acostumbran a los clientes a pagar en negro. Bueno, que se me va la pelota… Comparto. Un saludo.

    • Victor Iturrioz dice:

      Gracias por el comentario.
      Me imaginé que con la temática de este artículo surgirían opiniones variadas (y unas cuantas contrarias), aunque no lo escribí por eso. En general, repito de nuevo lo mismo: hablo de un contexto agencia vs cliente. Prestar un servicio y no cobrarlo. A mí tampoco me pagan por trabajar en la empresa que monté hace cinco años y que sigue sin funcionar, pero no lo considero dentro de esa categoría. Los ejemplos que aportas también son casos concretos y a parte. Muchas gracias por comentar. 🙂

  • Nadie está el 100% del día haciendo cosas gratis. De una manera u otra todos vendemos y todos compramos. Puede ser con dinero , especie o mil cosas más así que remuneración siempre.

    Sin embargo he decir que el post me gustó y personalmente lo compartí en RRSS.

    Regalar siempre, es perjudicial para todos

    • Victor Iturrioz dice:

      Muchas gracias por tu comentario, Jorge. Me ha gustado la idea de que “nadie se pasa todo el día haciendo cosas gratis”. Podríamos incluso derivarlo a “ya nada de lo que hacemos en un mundo tan “público” e interconectado es 100% gratis”, porque pueden intervenir factores como lo que hablábamos con otros compañeros: marca personal, conseguir nuevos clientes, aprender…

      De nuevo gracias por el comentario, un fuerte abrazo,

  • Nova6K0 dice:

    Es muy relativo. Porque quienes escribimos, creamos música,… con licencias copyleft, se puede decir que trabajamos o creamos gratis (entendiéndose, respecto a la economía).

    Por otro lado, otra cosa que, bueno…:

    “El precio es una parte importantísima del concepto global de un producto: es lo que define su valor.”

    En realidad es al revés, dependiendo del valor que se le de a algo saldrá un precio. Y a la vez tampoco puedes poner el precio que te de la gana (eso dependiendo de cuantos quieres que compren tu producto o usen tu servicio).

    Además de otra cosa si seguimos a rajatabla lo que dices, se tendría que cumplir que a mayor precio, mayor calidad, cuando no es cierto. Especialmente en temas de propiedad intelectual (discos, libros,…) demasiadas cosas están sobrevaloradas y si se puede decir así, sobrepreciadas. El márketing y la publicidad, por ejemplo tiende a hacer eso; crear una sobrevaloraración artificial de un producto/servicio, mostrando lo bueno o destacando lo bueno (a veces de no muy buena forma y engañando) y no poner lo malo o lo menos bueno.

    No en vano en relación a todo esto demasiadas veces se vende, lo que se dice, “la marca” y no un producto/servicio. La marca que puede referirse a empresas o a veces a personas (por ejemplo artistas, famosos,…y que a la vez pueden ser empresarios de sí mismos)

    Salu2

  • Victor Iturrioz dice:

    Hola Nova6k0;

    Gracias por comentar. Te contestaré por partes, que me das mucha leña. 😀

    1. “Es muy relativo.” > Estoy de acuerdo. Te contesto: “No hay consejo que valga para todos los casos de todas las personas”. Ninguno. Es imposible.
    Tú te dedicas a la creación de música copyleft y te has ido mucho a este tema. Yo conozco personas que se dedican a lo mismo y sacan un partido económico a sus creaciones, así que no regalan nada. No cobran royalties porque su core business es otro.

    2. Te cito: ““El precio es una parte importantísima del concepto global de un producto: es lo que define su valor.”
    En realidad es al revés, dependiendo del valor que se le de a algo saldrá un precio. Y a la vez tampoco puedes poner el precio que te de la gana (eso dependiendo de cuantos quieres que compren tu producto o usen tu servicio).”

    La ecuación que tú propones: SERVICIO / PRODUCTO > VALOR > PRECIO es un proceso interno de los responsables de vender eso. (Y te adelanto para muchas, MUCHAS, empresas no funciona así, interviene “qué estarían dispuestos a pagar, qué están pagando a mi competencia”…, etc.). Lo que recibe el potencial cliente es SERVICIO-PRECIO como un pack, un todo. El valor queda por descubrir, y el precio manda un mensaje que el usuario fácilmente asocia a calidad.

    Mi producto puede ser una mierda, pero si yo te digo que vale 100€ y tú vienes y lo pagas, su valor es 100€. Yo puedo ser un consultor de la hostia, pero si nadie me quiere pagar por hacer consultorías, el valor de mi servicio es 0. Un tipo puede ser un vendehumos que no tiene ni idea, pero si le pagan 150€/h por hacer consultorías, por la razón que sea, ÉSE ES EL VALOR DE SU PRODUCTO, ni que el tipo sea una castaña. Lo que la gente paga por un servicio / producto = su valor. (O así lo veo yo).

    A lo que me refiero con todo esto, es que si vendes un buen producto / trabajo, también tienes que poner un precio acorde.

    3. Sigo citándote: “Además de otra cosa si seguimos a rajatabla lo que dices, se tendría que cumplir que a mayor precio, mayor calidad, cuando no es cierto.” > Esta reflexión te lleva a un concepto que en mi opinión, no tiene ningún valor en marketing: el de “mayor calidad / menor calidad”, “mayor valor / menor valor”. Es un poco lo que te decía antes: ESTO DA IGUAL. Lo importante es lo que la gente llegaría a pagarte por algo.

    Eso es lo que vale. Yo puedo coger un Huawei y un iPhone y DEMOSTRARLE a la gente que Huawei es mejor: pesa menos, más pantalla, más memoria, etc. lo que quieras. ¿Huawei es mejor? Puede. Pero la gente hace cola para pagar 700€ por un iPhone nuevo cada año, y para comprar un Huawei por 200€ no. “Mejor / peor” a mi modo de ver no importa. “Vende / no vende”. “Tiene un buen margen / no tiene un buen margen”.

    Espero haber dado respuesta a lo que comentabas! Me huelo que no vas a estar muy de acuerdo conmigo, pero me alegro que hayamos podido debatirlo!!
    Un abrazo,

  • Nova6K0 dice:

    No estaremos muy de acuerdo cierto, pero tu educación es intachable, eso desde luego.

    En todo caso yo prefiero que la gente ponga un precio a algo si lo valora, que el propio autor, porque claro todos tenderán a pedir lo máximo (y sinceramente hay mucho que se sobrevalora)

    Como puse arriba. También es un placer para mí, hablar con una persona tan correcta y educada. 😉

    Salu2

  • Muy buen artículo y que describe muy bien qué es trabajar gratis: una mierda. Suena feo decirlo así, pero tras haberlo hecho varias veces al final acabas por quemarte por no ver valorado tu trabajo ni que te sirva posteriormente para mejorar en muchos casos.

    Enhorabuena 🙂

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Javier;
      Qué puedo decirte? Estoy de acuerdo contigo. Trabajar gratis no mola nada. Haberlo hecho muchas veces con esperanzas vanas que nunca se cumplieron es lo que me llevó a tenerlo muy claro (y tener ganas de expresarlo en un artículo). Gracias por leer y dejar un comentario. Un abrazo,

  • Abel dice:

    Buenas Victor!

    Aunque el artículo está muy bien y es aplicable a muchos casos, yo no estoy del todo de acuerdo con él. Es una generalización que, creo, en muchos casos no se corresponde, o al menos si interpretamos el “gratis” como literalmente “no cobrar dinero”

    Con respecto al tema del si has cobrado o no por el post, yo estoy totalmente de acuerdo en que es una inversión, ya sea en marca personal, enlaces, difusión, etc. y veo totalmente razonable y normal que haya sido “gratis”.

    Esto mismo es también aplicable al mundo de la empresa, donde la marca también es muy importante, así como los contactos y la estrategia de comunicación.

    Evidentemente no se puede trabajar “gratis” porque el cliente no tenga presupuesto, o porque “me sabe mal”, etc. en esto totalmente de acuerdo, pero hay veces a nivel estratégico si puede ser interesante hacer un trabajo, si no gratis, a precio de coste.

    Otro factor importante es que si se hace una colaboración de este tipo, el cliente tiene que ser consciente del valor del trabajo que estás realizando, con lo que debe verse reflejado en un presupuesto detallado con lo que cuesta cada cosa.

    Un abrazo!

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Abel,

      Muchas gracias por tu comentario.

      Entiendo que puede haber matices entre hacer algo “gratis” o “sin cobrar nada”, si consideras por “gratis” el hecho de que realmente no haya ningún tipo de contrapartida (ni formativa, ni a nivel de marca personal, ni a nivel económico, ni a ningún nivel). Debo decirte que eso me parece complicado que ocurra. Como comentaba con otro compañero antes, en el mundo que vivimos (tan público e interconectado) prácticamente todo puede sumar a este inconcreto por el que todos parecemos luchar que llamamos “marca personal”. De todos modos, en la gran mayoría de los casos el trabajo se tiene que cobrar en dinero.

      Por otro lado, “trabajar a precio de coste” ya entra en un contexto completamente diferente (desde mi punto vista) ya que sí estás cobrando (o cubriendo costes).

      Finalmente, te contaré una anécdota al respecto del último punto que comentas: cuando empecé, trabajaba en una agencia donde siempre me hacían meter reducciones del 80% o 85% a todos los presupuestos. Si íbamos a cobrar 2.000€ por hacer algo (lo que era un precio muy barato, muy por debajo del precio de mercado), me hacían montar un presupuesto de 15.000€ (un precio completamente fuera de mercado), con un “descuento especial” de esas proporciones. No hubo ni un cliente que no tuviese “descuento especial”. Me obligaban a hacerlo porque decían que si ese presupuesto caía en manos de otra persona que no nos conocía, que no pensara que éramos baratos.
      La realidad es que éramos baratos, muy baratos; y ese truquillo tampoco nos ayudó a esconderlo durante mucho tiempo (quién va haciendo descuentos de estas proporciones?). A lo que me refiero, es que a alguien al que le regalas algo, por mucho que le expliques en papel (o como sea) que eso que él no está pagando vale un dinero, el hecho es que no lo está pagando, y eso es lo que le queda en la cabeza (opino).

      Gracias de nuevo por tu comentario.
      Un abrazo,

  • Victor enhorabuena por este gran post 🙂

    Has dado con una cantidad de claves muy importantes en el tema de los precios y estoy muy de acuerdo con todo lo que dices. Yo también creo que un cliente que no quiere pagar o que te está regateando el precio no es un (buen) cliente. Y menos cuando el resto sí paga tu servicio sin decir nada. La situación fuera está jodida, no digo que no. Pero hay demasiada gente trabajando gratis y reventando el mercado.

    Siempre pongo el mismo ejemplo pero es que lo veo así. Cuando viene un electricista o un fontanero y nos dice que sus 10 minutos arreglando la avería son 150 euros, no decimos nada. Tampoco regateamos los precios en el supermercado. ¿Por qué en unos sitios sí y en otros no?

    En una serie de entrevistas de trabajo, una historia muy graciosa sobre “precios”, es lo que me hizo comenzar a trabajar por mi cuenta. Con eso te digo todo.

    Creo que mucha gente debería de leer tu post.

    Un abrazo,
    Maïder

    • Victor Iturrioz dice:

      Muchas gracias, Maïder. 🙂
      Estamos de acuerdo. He trabajado bastante en el mundo de los contenidos, y sé que las tijeras vuelan en cuanto se trata de presupuestar/pagar contenidos (especialmente para plataformas digitales). A la gente le cuesta entender el valor de este tipo de trabajo, y hay mucha gente reventando el mercado, como bien dices (en la mayoría de los casos más por desesperación o desconocimiento, a nadie le gusta estar explotado).
      Un abrazo,

  • Pues a mi también me ha gustado el post y agradezco que haya habido comentarios de todo tipo porque así has podido matizar y definir mejor el mensaje. La estrategia de que cobrar poco es mejor que no cobrar nos lleva a todos por mal camino.

    Yo sí creo que cada servicio que se ofrece tiene un precio. Estoy en un contexto distinto, ofrezco servicios de psicología y como os comentaba en Q500 en una zona muy deprimida económicamente. Y puede ser que en algún caso no haya cobrado o haya pactado un precio que la familia sí pueda asumir, pero siempre se llevan mi presupuesto real porque creo que es importante que les quede claro cual es el verdadero precio del servicio que ofrezco.
    Lo mismo sucede con una iniciativa que se lleva a cabo en los hospitales por aquí. Tienes seguridad social y no pagas por tu operación o tu ingreso pero al marcharte recibes una factura con el importe que hubiera costado el servicio que has recibido. Una forma de que valores su precio.
    Creo que en época de vacas flacas es una buena estrategia, al menos a mi me sirve.

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Patricia;
      Celebro que te haya gustado el post, muchas gracias por tu comentario.
      Efectivamente, estoy de acuerdo en que este (sorprendente) alud de comentarios me está permitiendo clarificar y afinar el mensaje (incluso dentro de mi cabeza, no pensaba que debería darle tantas vueltas al tema, jejej).

      En tu caso (servicios de psicología) entran en juego muchas variables que ya no soy capaz de valorar, ya que no conozco los insights del mundillo. A pesar de que sea tu trabajo, no es lo mismo decirle a una empresa que a X pasta no haces una web que decirle a alguien que está deprimido que no vas a tratarle porque (además de estar deprimido) no dispone de los recursos que tú juzgas necesarios.

      La estrategia que comentas me parece muy bien. Ojalá viviéramos en un mundo donde nuestros impuestos sirvieran para tener una sanidad pública, con profesionales bien pagados y pacientes atendidos con tiempo y paciencia. Por desgracia no es así.

      Un abrazo,

  • Me ha encantado, mañana tengo cita con el tatuador para grabarmelo en la frente. No se libra ni “el tato” de leerlo.
    Mi frente se sabe donde empieza pero no donde termina 🙂
    Gracias Victor!!

    • Victor Iturrioz dice:

      Jajajaja muchas gracias a ti, Javier!! Qué pena que no coincidiéramos en el Q500 de Valencia, espero verte pronto! Un abrazo,

  • Me ha parecido uno de los grandes post que he leído en 2014.

    Sin duda, lo voy a viralizar a ver si produzco el efecto contagio en mis amigos 😉

    Enhorabuena!

  • IVAN dice:

    El artículo está muy bien explicado y se ajusta completamente a la realidad.

    Y con respecto a lo de haber escrito esto gratis, yo se que con esto saca un beneficio.
    El beneficio de convencer de una vez a todos a que no caigan en los clásicos argumentos que usan algunos para convencer y sacar algo gratis.
    Y eso beneficia no solo a él autor de este escrito, si no a todos.

    Hasta que la gente no entienda que vivimos en una sociedad donde empleamos tiempo a cambio de tiempo… (llámadlo dinero si quieres,llámadlo favor, pero al final es algo a cambio de algo, ya que cuando vas a al gasolinera, la gasolina tienes que pagarla, así como la luz, el agua, y eso hablándo de cosas básicas.

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Iván,
      Muchas gracias por el comentario (y los cumplidos).

      Si además valoras el “beneficio global” de haber compartido esto con la gente como parte del valor de este artículo, pues aún me haces sentir mejor. No sé si la gente debe “convencerse”, (muchos no lo están), pero estoy contento de que, como mínimo, les habrá hecho reflexionar un poco. Quizá no sobre su propia situación, ya que quizá no adolecen este problema, pero sobre la situación de personas cercanas que sí lo sufren.

      Estamos de acuerdo en lo que dices.
      Un abrazo,

  • Benja dice:

    Hola,

    Entiendo que Víctor y Quondos, han hechon un win/win (beneficio mutuo) que diría Steven Covey.

    Supongo que Víctor en este caso no ha buscado un beneficio económico inmediato, sino un arreglo que beneficie a ambas partes. Dejando una relación abierta y positiva para ambos, lo que, en el largo plazo, siempre será mejor solución que aquella donde sólo una de las partes se salió con la suya.

    Al final como estoy de acuerdo en 5 puntos de 7, me parece un artículo excelente y que reeleré de vez en cuando cuando alguien me pida algo “gratis”

    • Victor Iturrioz dice:

      Muchas gracias, Benja!

      Pues sí, win/win situation total. La verdad es que ni en broma se me pasó por la cabeza que habría tantas reacciones por parte de compañeros quonders, y te diré que más allá de “la relación abierta y positiva” (que ya existía entre Quondos y yo), el hecho de comprobar como tantos profesionales no sólo se tomaron el tiempo de leer, sino de comentar este post, es una inyección de moral (y vanidad) que vale mucho más de lo que me podrían haber pagado por el artículo.

      En fin, muchas gracias de nuevo por tu comentario. Un abrazo,

  • Raquel dice:

    Ante todo FELICITAR a Víctor por el artículo, su forma de exposición con contundencia nos ha animado a los que aquí opinamos a debatir sobre un tema que sin duda nos preocupa. Y se está opinando con la máxima corrección, que a fin de cuentas así deberían ser los debates, conversaciones con personas de nivel.

    Creo que precisamente las personas que escriben post aportando conocimientos lo hacen, normalmente, desinteresadamente, es el caso de muchos de los Quonders. Por ello, no es un tema en que la importancia sea si “es remunerado” o no. Esto no lo considero un servicio del que deba surgir un pago o un precio, porque los POST cuando son personales, son UNA CONVERSACIÓN, EXPOSICIÓN, DIÁLOGO cuando surgen opiniones. En ese contexto no lo considero dentro del ámbito laboral o profesional. Otra cosa es cuando el POST se escribe en nombre de un cliente, en ese caso, debe tener una remuneración porqué su finalidad es prestar un servicio a otro para conseguir un fin.

    En cualquier caso, esta opinión es una pequeña aportación que hago a un tema que podría resultar muy extenso.

    Saludos cordiales. Y ánimo porqué el trabajo siempre es una buena arma para conseguir cosas.

    • Victor Iturrioz dice:

      Muchas gracias, Raquel.

      Efectivamente, Quondos (más allá de ser un servicio de formación) es ya una comunidad de profesionales y aprendices de online marketing. Tampoco nadie cobra nada por contestar en un hilo del foro. No se trata de eso.
      Otra cosa muy distinta es tener un cliente que quiere que hagas algo que a él sí le va a ayudar a lucrarse con su negocio, pero pretende que tú lo hagas gratuitamente esgrimiendo que no tiene presupuesto que destinarte (como si tú pudieras emplear esa misma técnica para ir a comprar el pan o pagar la factura de la luz).

      Gracias de nuevo,
      Saludos,

  • Lucia dice:

    Justo me encuentro en esa situación y sólo has hecho que reafirmar mi postura, los conocimientos y tu tiempo tienen un precio, un precio justo, ni más ni menos y si no lo aceptan efectivamente no es un buen cliente. Otra cosa es la estrategia k utilizas para conseguir tus metas y sí eso incluye escribir contenido para otros. Why not? Gracias por tu post Víctor. Lucia

  • Javier Díaz dice:

    Simplemente diré que muy bueeeno, imagino que todos los que estamos en este mundo nos hemos sentido reflejados, el problema que yo veo muchas veces es la conexión que hacen la personas de que todo lo que hay en Internet es gratis…

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Javier;

      Cuando empecé a escribir el post pensé “oye, que tú has sufrido mucho por gente que ha intentado sablarte horas de curro sin pagarlas, pero igual la gente no ha tenido todos estos problemas y el post les parece una memez… en plan: pues claro que no voy a trabajar gratis, capullo!”. Desgraciadamente, veo que no ha sido así y que muchos de nosotros hemos sufrido esta idea de que “hacer cosas en Internet es gratis”.

      Muchas gracias por leer y comentar, un abrazo!

  • Manel Rodriguez Plana dice:

    +1
    Muy buen post Víctor!
    El problema de internet y su mundo, es que impera la filosofia “todo gratis”

    El problema del sector es que no hay una tarifa más o menos oficial por los servicios de Social Media, y hay mucha guerra y competencia desleal.

    Colaborar en proyectos interesantes y de repercusión como Quondos, no es trabajar gratis, es crear marca personal, o así lo veo yo.

    Pero lo dicho, si se trabaja se tiene que cobrar!

    🙂

    • Victor Iturrioz dice:

      Muchas gracias por tu comentario, Manel!

      Aquí has sacado un tema que me parece capital y que, sorprendentemente, todavía no había salido: el hecho de que no existe un precio concreto que uno vincule a nuestro trabajo. ¿Qué vale una auditoría SEO? ¿80€? ¿800€? ¿8.000€? Depende, ¿no?
      Si a nosotros, que somos profesionales, en muchas ocasiones nos cuenta definir un presupuesto sobre el trabajo que NOSOTROS MISMOS deberemos hacer (el clásico “qué le cobro por esto?”…) cómo va comprenderlo la gente de a pie, que no sabe el trabajo que hay detrás de estos nombres técnicos que apenas conocen…

      Me gustaría escribir un artículo pronto sobre cómo montar un presupuesto, cosas que hay que tener en cuenta al respecto, y tal. Creo que si, como profesional, eres capaz de definir correctamente un presupuesto, también serás más capaz de explicarlo (a un cliente) y por extensión, de venderlo.

      En la vida común, tú vas al super y sabes que un pack de cervezas cuesta 2,5€. Un poco más esta marca, esta quizá menos. Pero sabes que no vale ni 20€ el pack ni 20 céntimos. En trabajos como “community manager”, “gestionar el social media”, un blog, etc. los precios varían en escalas brutales. Desde gente que cobra 100€ al mes por llevar las cuentas sociales de un cliente hasta empresas que te cobran una pasta sólo por hacer una auditoría de cuál es tu situación actual en entornos digitales.

      Creo que el precio que cobras va con tu posicionamiento como profesional, por eso te decía que si eres capaz de definir un presupuesto de forma clara y coherente, también te será más fácil argumentarlo cuando te cuestionen tus precios (que lo van a hacer).

      Muchas gracias por tu comentario, un abrazo!

  • Hola Víctor,

    Te felicito por tu post y lo comparto al 100%. Si nosotros mismos no valoramos nuestro trabajo y lo hacemos gratis, no esperemos que el cliente lo haga. ¡Es de cajón!

    Repasando los comentarios, creo que hay que saber diferenciar entre hacer cosas por marca personal, como escribir un post de invitado, dar una charla o un webinar, y lo que es trabajo puro y duro con un cliente.

    Pues eso, a valorar más lo que hacemos porque sino de nada nos valdrá lamentarnos en el futuro.

    Gracias.

    Saludos!

  • Hector dice:

    Lo primero agradecerte el articulo y tus contestaciones a los comentarios las cuales considero que le dan un valor añadido muy grande al articulo.

    Yo soy de la opinión de que no todo se tiene que cobrar, al igual que muchos actos en la vida cotidiana, aunque te supongan un trabajo son cosas que haces aunque solo sea por la satisfacción personal la mayoría de veces, en esto incluyo todo lo que habéis dicho de ayudar a amigos,ideas en las que crees,etc… pero también añadiría que si te llevas bien con un cliente y tenéis una buena relación profesional tampoco veo mal a veces “regalarle” cosas, eso ayudará a veces a hacer crecer la relación porque ¿a quien le amarga un dulce? .p pero como bien se relata aqui si es con la mentalidad de te regalo esto para conseguir que me mejores el contrato y no por el hecho de que el cliente según tu punto de vista se lo merece, puedo asegurar que casi nunca es el camino XD.

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Héctor;

      Gracias por tu comentario.

      Lo que comentas de “si te llevas bien con un cliente y tenéis una buena relación profesional tampoco veo mal a veces “regalarle” cosas, eso ayudará a veces a hacer crecer la relación porque ¿a quien le amarga un dulce?” > no, evidentemente un dulce no amarga a nadie, jejeje, como mucho te puede amargar a ti el hecho de no haberlo cobrado! 😀

      En la frase que he entrecomillado se pueden esconder muchas cosas, así que intentaré responderla de forma delicada: si tu relación con tu jefe/cliente roza la amistad (que a mí me ha pasado, me pasa y me seguirá pasando) puede que eso que vas a regalarle, o ese favor que vas a hacerle, sea en un plano de “amigo”. Eso lo verás si tiene que ver con su vida personal y no con la empresarial. (A mí un jefe que era y es un buen amigo me pidió una vez que investigará quién estaba hostigando a su mujer por redes sociales, evidentemente no se lo cobré). Ahora, si lo que me pide tiene que ver con su empresa, yo prefiero no regalar demasiadas cosas.

      Más que nada, porque luego las cosas se enturbian… Cuando le quieras cobrar por algo parecido puede pensar “anda, eso no me lo cobró y esto sí? qué pasa? ya no somos amigos?” sin ir más lejos.

      Muchas gracias por tu comentario!!

  • Coliflora dice:

    Hola Víctor, me ha encantado tu artículo y estoy muy de acuerdo en lo que en él explicas sin nisiquiera pertenecer a tu gremio pero en el mío es aun peor lo de trabajar gratis.
    Cuando empecé a leerlo pensé que eras un compañero dando un consejo tan valioso como el de valorar tu propio trabajo cobrándolo a otros compañeros. Pero por lo que veo no estamos solos.
    Soy óptico optometrista y desgraciadamente LUCHO todos los días por poder cobrar mis servicios.
    En mi gremio no llegó con la crisis, se ha hecho toda la vida y eso hace que sea mucho más difícil concienciar a la gente de que las horas que dedicas a evaluar su sistema visual tenga un precio, independientemente de si al final se va a comprar unas gafas o no.
    Ánimo, espero que las cosas cambien, por el bien de todos.
    Saludos.

    • Victor Iturrioz dice:

      Muchas gracias por tu comentario!
      Esperemos que sí! Considero que el único camino para lograr que las cosas cambien es que el máximo de gente posible se convenza de que es la forma de proceder. Es como un mercadillo: tú vas a comprar una camiseta y sabes que en todas las tiendas colindantes te van a bajar el precio si regateas, pero en esta no te lo bajan. Ni que ésta sea la camiseta que más te gusta, te irás donde te bajarán el precio a comprarte otra. Si sabes que en ninguna tienda te permitirán regatear, pagas lo que vale la camiseta que querías y listo. 😀

      Muchas gracias de nuevo y saludos!

  • José Luis dice:

    Coincido en todo con el artículo de Victor.

    Redactores freelance y periodistas llevamos tiempo indignándonos con “ofertas” de empleo “no reumerado”, y con el hecho de que algunos incautos lo acepten. Algunos solemos denunciar estas ofertas con el hashtag #gratisnotrabajo en Twitter.

    Se puede hacer “guest blogging” de vez en cuando. Todos lo hacemos en algún momento para dejarnos ver, conseguir un enlacito, etc. Lo que no tiene sentido, y es muy perjudicial para el sector del que se trate, es hacerlo por sistema.

    Saludos.

  • María dice:

    Totalmente de acuerdo Victor.
    Y por supuesto que esto no es aplicable cuando se trata de obtener algún beneficio/promoción/compensación hacia tu propio negocio, pero cuando hablamos de clientes, vamos, por supuesto.
    Y conste que muchas caemos en eso (sobre todo lo de “el cliente no tiene mucha pasta”…) son errores que se comenten al principio, y más en tiempos de crisis, pero a base de tortas (o de posts como este) se aprende.
    Gran post. Un saludo.

    • Victor Iturrioz dice:

      Muchas gracias, María!! Se me había escapado tu comentario. 😀 Efectivamente, es duro aprender a base de tortas, pero a veces es la única forma de conseguirlo! Estamos de acuerdo. Un abrazo,

  • […] ¿Trabajar Gratis? ¡Ni loco! en este post te desvelamos pauta por pauta porque nunca deberías de hacerlo jamás.  […]

  • Blizze dice:

    Hola. No debería hacerse ningún trabajo gratis más que en prácticas, por practicar y señalando que ese trabajo era por prácticas. Pero si no lo hacen todos yo tampoco, por así decirlo.
    Hay quienes cobran por un trabajo que deja mucho que desear. Más que no cobrar o cobrar, debería haber un lugar, web o varias webs donde se pudiera demostrar que el trabajo de tal o cual persona tiene un mínimo de calidad, para así poder contratarlo o no. Porque hay muchos que tienen dinero para pagarse el autónomo y, por amiguismo, peloteo etc sus trabajos mostrados en facebook (por ejemplo y, hablo en este caso de fotografía) tiene muchos Me Gusta sin ser de verdad acordes a la realidad. Entonces, eso hace que más quieran tener fotos de esa persona y así va la ignorancia y repercute en los que sí hacen un buen trabajo, que son muchos, pero parece que de los que no van creciendo muchísimos más.
    En este caso, no cobrar para demostrar la diferencia de trabajo porque si se cobra no tienes oportunidad de mostrarlo en muchos casos, creo que es medio justo. Y digo medio porque tb es injusto ya que no debería por qué verse obligado nadie a tener que hacerlo gratis para demostrar nada por lo mencionado antes.
    O hay reglas para todos y todo justamnete o aqui esto se convierte en lo que se está convirtiendo, en un caos imparable.

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Blizze;

      Entiendo que tu mundo es el de la fotografía. Es un mundo que conozco un poco por amigos que se dedican a esto y sé que es muy duro. Es muy duro porque está muy de moda comprarse una Reflex y todos somos fotógrafos. Yo no tengo conocimientos para evaluar quién es bueno y quién es malo, pero comprendo perfectamente lo que dices.

      Entiendo que puedes enfrentarte a menudo a la disyuntiva: trabajo gratis para que me conozcan y poder trabajar más en adelante, o no trabajo gratis por principios? No lo sé, no tengo la respuesta. Creo que quizá hay fórmulas alternativas que pueden servirte. Veo que aquí debajo hay otra respuesta que también te da feed-back. Yo la verdad es que tuve suerte e incluso cuando hacía prácticas para la universidad, cobraba; pero conozco mucha gente que tuvo que trabajar a 0€ durante mucho tiempo esperando una oportunidad…
      Desgraciadamente estoy de acuerdo contigo en que caminamos hacia ese caos imparable… 😀

  • José Luis dice:

    Ni en prácticas, Blizze. Creo que los contratos de prácticas son abusivos cuando no establecen un precio mínimo por el trabajo realizado. Aunque le salga a los contratantes más barato a cambio de ofrecer formación y experiencia (eso sí lo veo justo). Pero ¿prácticas sin remuneración donde a menudo no te pagan ni la gasolina…?

    Los aprendices siempre ha cobrado. Estamos peor ahora que los artesanos de los gremios en la Edad Media. Ellos también empezaban sin conocimientos prácticos, y sin embargo, cobraban.

    Saludos.

    • Raquel dice:

      Totalmente de acuerdo José Luís ya se distorsionó mucho el mercado laboral con la obligación de trabajar de “becario” en el último curso de determinadas licencituras, lo cual pudiendo ser positivo como idea de aprendizaje después hemos visto que había empresas que van de becario en becario sin ningún tipo de cotización a la SS ni ningún contrato laboral. La remuneración debe existir siempre que exista un trabajo. Para ello nos preparamos las personas y dedicamos tantas energías. Saludos.

      • Victor Iturrioz dice:

        Totalmente de acuerdo. El mercadeo de las prácticas se ha convertido en una fuente de mano de obra barata. Es más, es otro tapón para que personas en edad profesional encuentren trabajo.
        Muchas gracias por el comentario.
        Abrazos,

    • Victor Iturrioz dice:

      Estoy de acuerdo contigo, Jose Luis.
      Los contratos de prácticas en la mayoría de los casos son abusivos, y cada vez MÁS. Yo recuerdo que, cuando empecé, me busqué un lugar para hacer mis prácticas donde estuvieran remuneradas (en la mayoría de los casos no era así) y conseguí que me pagaran 300€ / mes por hacer prácticas en una agencia a media jornada.
      Trabajaba como un burro, pero bueno, 300€/media jornada hoy en día no está tan lejos (desgraciadamente) de los sueldos que se paga a gente que empieza o que está desesperada por encontrar algo…

      Las prácticas muchas veces esconden la voluntad fría de decir “voy a pillar a este pringao y lo voy a tener de machaca aquí a 0 y cuando se pire me pillo a otro”, y la formación que se ofrece es mínima. Realmente cuando tienes becarios, no se trata de enseñarles lo que necesitan saber para hacer el curro aburrido que les has colgado, sino de enseñarles los insights de TU trabajo, que es el que algún día deberán desempeñar.

      También debo decir que he tenido a muchos (muchos, muchos) becarios a mi cargo a lo largo de los años, y hay jóvenes hoy en día que llegan tan quemados de lo que (no) cobran, de lo que han oído que los explotarán, y también de la vagancia que tienen encima, de la poca exigencia universitaria, etc. que realmente no valen ni el espacio que ocupan en la silla donde se sientan. Indolentes, prepotentes y poco preparados. Pierdes dinero (les pagues o no) de la de veces que tienes que explicar y repetir cómo realizar tareas sencillas.

      Estoy con Raquel: lo de los becarios parecía una buena idea, pero se ha convertido en una fuente de mano de obra a 0. Los contratos de prácticas deberían estar regulados, con cotización a la SS y un sueldo por hora mínimo.

      Muchas gracias,

  • Imagen de perfil de admin Alex dice:

    Madre mía…has creado un monstruo, Victor!!! jajajajajaj

    • Victor Iturrioz dice:

      Y que lo digas, Alex, tio. El primer (y más) sorprendido soy yo. Qué comunidad tenéis aquí en Quondos, capaz de volcarse así con un post de un humilde autor invitado… Un abrazo enorme a ti y a Carlos.

  • […] Iturrioz dice en un post publicado en un post de Quondos que se ha convertido casi en viral que “se acabo lo de trabajar gratis” y yo añado “sin sentido”. El se refiere más a un contexto de agencia y freelance pero […]

  • Pedro Mendizabal dice:

    ¡Qué coincidencia!

    http://t.co/Lz7HsKT0ec

    • Victor Iturrioz dice:

      Jajaja ok, estaba leyendo el post y hasta que no he visto el comentario inferior no acababa de entender nada, jajaj. Un abrazo, te contesto debajo.

  • Pedro Mendizabal dice:

    Rectifico el enlace y le dedico atronadores aplausos al autor de esta entrada. Por estos días, y ya de acuerdo con su Majestad Charlie Bravo, entregaré a ustedes un post de mi autoría. Ojalá fuese la mitad de bueno que este.
    Saludos a los Quonders, en especial a ese par de diablillos llamados Alex Navarro y Charlie Bravo. 😉

    http://goo.gl/9QZFV1

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Pedro;
      Gracias por el enlace, ahora sí que tiene más sentido. 😉 Los de “Por la cara” por desgracia abundan en este país. En muchas ocasiones, además, son los que más se quejan de lo poco que les pagan, de lo que les cuesta vender, de lo rácana que es la gente, etc. Es una patológica falta de empatía que les lleva a pensar exclusivamente en su propio beneficio sin pararse a pensar que los demás también tenemos necesidades.

      En fin, espero con mucha curiosidad tu post. Un fuerte abrazo!

  • Marta dice:

    Soy ingeniero y hace años mi dentista de siempre me pidió un proyecto para su finca, lo hice con todo detalle y a las tarifas oficiales. Poco después surgió un pequeño problema y le elaboré un informe sencillo, que no le quise cobrar, era poco más que un consejo de amigo que entiende de ese tema. Desde entonces, me cobra precio de amigo en su consulta y puedo decir que ha sido el informe más rentable que he hecho en mi vida. Ni siquiera lo buscaba, pero aún queda en el mundo gente que a la generosidad responde de la misma forma. Actualmente trabajo en la administración pública, donde no hay diferencia de sueldo por trabajar bien o mal, yo elijo hacerlo lo mejor que sé y esta misma mentalidad procuro impulsarla en mi equipo. Es mucho más creativo y satisfactorio. Y repercute.

    • Raquel dice:

      Hola Marta.
      Tus expericias me traen recuerdos de las mías. En mi caso como Abogado, te puedo asegurar que actüas 14 horas al día, porqué , pues porque la profesión se lleva encima todo el día y siempre existe la posibilidad de un consejo, un asesoramiento, un trabajo adicional al que posiblemente te une al cliente, pero aunque estoy de acuerdo comtigo en tus percepsiones y manera de actuar, creo que el artículo de Victor que nos ha animado a todos a participar tiene ciertas premisas que como él mismo va aclarando se produce en temas concretos. La parte humana de colaboración y vocación en compartir conocimientos la dejamos fuera de la estricta relación laboral.
      También, evidentemente, es importante discernir cuándo algún cliente no valora en absoluto tu trabajo y sólo pretende sacar provecho de ello y ese discernimiento suele acudir a nuestra mente cuando hemos comprobado en nuestra propia piel el dicho” ni pagado ni agradecido”. Bien sea como sea , me encanta que todos estemos con esas ganas de compartir nuestras experiencias y formas de ver las cosas. Un placer. Saludos.

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Marta,
      Bueno, es que estamos con lo de siempre. Evidentemente hay detalles que puedes pasar sin cobrar y que te salgan muy bien. Creo que no es la temática del artículo.
      El otro día le pedí a un muy buen amigo diseñador que me hiciera un logo para un proyecto personal que estoy impulsando con mi socio y le ofrecí un presupuesto X, a lo que me contestó que no quería mi dinero, que le comprara una camiseta que valía menos de la mitad. Le hacía más ilusión. No le pegué la bronca diciéndole “eh, me tienes que cobrar, tío, mírate el artículo este!” jajaj. El tema es no regalar por regalar, o aún peor, no regalar pensando que así lograrás que se valore tu trabajo, ya que opino que no es la forma de lograrlo.

      Te agradezco tu comentario, 🙂 y estoy contigo en que un dentista es alguien con quien te conviene estar a buenas, jajaj.
      Un abrazo,

    • Marc dice:

      Lo de hacer favor por favor me parece genial pero a veces no funciona. En una ocasión fui a comprar a la tienda de los “chinos” y como el encargado veía que entendía de informática me dijo si podía ir a su casa a arreglarle el ordenador. Dije que sí y estuve como 2 horas en su casa. Total que le dije que, en vez de pagarme, otra vez que fuera yo a su tienda que me haga descuento. Pues bien, cuando fui a su tienda me hizo un descuento de 1.80 euros sobre una compra de 16.80 !!!! Y yo pensé que me regalaría la compra entera…

  • José Luis dice:

    Mirad, os paso el enlace a un post donde se explica mediante una infografía cuándo es razonable trabajar gratis y cuándo no. Es una cuestión complicada, porque las cosas no son blancas o negras, y lo difícil es llegar a un acuerdo en los tonos grises. Pero yo estoy bastante de acuerdo con el mensaje.

    Tengo la infografía en mi blog, pero para que no me acuséis de autobombo 😉 el enlace apunta hacia otro site donde también la podéis encontrar:

    http://traficodeemociones.wordpress.com/2013/06/06/mis-talentos-por-tus-denarios/

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Jose Luis!
      Buenísima la infografía!! La voy a twittear ahora mismo. Me encanta. Fíjate que al final sólo acabas currando gratis para tu colega, tu madre y una ONG si es grande y te da buen rollo. Ni start-ups, ni amantes, ni que el mes que viene te contrato, ni historias. 😀

      Gran aportación, si la llego a haber conocido antes la incluyo en el artículo.
      Un abrazom

  • Carlos dice:

    Esta manera de pensar que se transmite en el artículo está muy ligada a la forma de pensar del gran capital de que lo único que importa es la ganancia monetaria por encima de las personas. Si una persona no tiene para pagar la luz, pues se le corta y ya está, y si tampoco puede pagar el agua pues lo mismo, todos los seres humanos tienen que ser capaces de acumular dinero para su supervivencia o sino no es un buen cliente y no interesa a ninguna empresa suministrarle nada, aunque sea lo más básico (no me refiero a servicios inútiles que en realidad no necesita). Es triste pero es así, y a demás es totalmente normal, la personas necesitan cambiar su trabajo por dinero para sobrevivir, si trabajas gratis no sobrevivirás.
    Otra parte de tu artículo en que se ve la influencia del capitalismo es cuando dices que si no cobras por lo que sea después cuando quieras hacerlo el cliente lo verá como algo que no necesita y ya no lo comprará, ya que antes era gratis. Esto viene a decir que hay que crearle a la gente la necesidad de comprar cosas que realmente no necesita.
    Todo esto es normal en nuestros sistemas monetarios.
    En el futuro preveo la destrucción de este sistema y la instalación de una economía basada en los recursos, no en el dinero. De hecho muchos de las mejores mentes ya trabajan en ello en proyectos como “el proyecto venus”.
    El dejar fuera de la sociedad a los pobres no me parece algo justo.

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Carlos;

      Wow, la verdad es que comentario me ha dejado flipando, jejeje. A ver, que te contesto por puntos:

      1. Que mi artículo está ligado al “sistema capitalista”, en el sentido más básico de esas palabras, pues sí, es evidente que en un sistema comunista o de intercambios “gallinas por cabras” no tendría demasiado sentido. Sin embargo, creo que le atribuyes un aura de “culto al dinero”, “la religión del capital” que el artículo no tiene. (O no pretende tener). Si hay culto a algo, es al amor propio por el trabajo que desempeñas.

      2. Que si un cliente no tiene pasta no interesa “suministrarle nada” suena bastante cruel, pero lo cierto es que es así como lo veo. No te interesa, al menos “como cliente”. Igual sí te interesa ayudarle “como un ser humano a otro ser humano”, pero luego (como tú mismo dices) eso se lo cuentas a la cajera del super cuando no tengas dinero para pagar la compra. Además, si es tu cliente, será que va a usar tu trabajo para lucrarse él, con lo cual no lucrarte tú será todavía más absurdo.

      3. Esto que dices “Otra parte de tu artículo en que se ve la influencia del capitalismo es cuando dices que si no cobras por lo que sea después cuando quieras hacerlo el cliente lo verá como algo que no necesita y ya no lo comprará, ya que antes era gratis. Esto viene a decir que hay que crearle a la gente la necesidad de comprar cosas que realmente no necesita.”: No estoy en absoluto de acuerdo con la conclusión que sacas de mis palabras. Yo no hablo de crear una necesidad sobre algo que no necesitan. Yo digo que si tú le vendes a un cliente “A” y le vas regalando “B” (porque te lo pide, pero no te lo paga y tú no se lo cobras), el día que le quieras cobrar “B”, este cliente ya tendrá asumido que eso formaba parte del trato y no te lo querrá pagar. Lo que yo digo, es que si quieres cobrar “B”, debes hacerlo desde un buen principio. Le suministras “B” porque él te lo pide, porque lo quiere o porque lo necesita; no creamos ninguna necesidad a nadie. Eso es una interpretación perversa de lo que hacemos.

      4. Desconozco el Proyecto Venus y no sé qué decirte en este nuevo sistema económico que me comentas. Creo que se aleja un poco del debate que tenemos (aunque daría para muchas horas de nuevos debates).

      5. A mí tampoco me parece justo dejar fuera de la sociedad a los pobres. Creo que no es eso lo que se refleja en el artículo. De hecho, de nuevo creo que es otro debate. Tampoco me parece justo que no te paguen cuando haces tu trabajo.

      Muchas gracias por tu comentario,
      Un saludo,

  • José Luis dice:

    ¿Y aprovecharse del trabajo de otra persona sin hacerla partícipe de los beneficios que genera es justo? Porque eso está pasando, como consecuencia de que muchos hayan decidido regalar su trabajo. Hablo del sector de los contenidos. Cuando alguien trata de poner en valor su trabajo, que le ha requerido una formación especializada, muy pocos están dispuestos a pagarlo.

    • Carlos dice:

      Tampoco es justo, si lees mi comentario entero podrás ver que lo comento, ya que las personas necesitan intercambiar trabajo por dinero para sobrevivir, si trabajaran gratis no podrían.
      El sistema monetario es inherentemente injusto, por eso comento que se está estudiando un sistema diferente basado en la economía, si buscas sobre el proyecto venus sabrás de lo que hablo.

    • Victor Iturrioz dice:

      Estoy de acuerdo contigo, Jose Luis, es un poco lo que comentaba en mi propia respuesta. Creo que Carlos hizo una lectura del tema más profunda a nivel socioeconómico y menos a nivel realidad laboral.
      Gracias,

  • José Luis dice:

    Bien, Carlos, entonces estamos de acuerdo en eso. Ya he leído sobre el proyecto Venus. Me parece muy interesante, pero por ahora, utópico. En cualquier caso me parece otra discusión distinta. Me retiro para que otros puedan seguir comentando el artículo.

    Saludos a todos, y me alegro de que el tema empiece a calar a través de artículos como el de Victor.

    • Carlos dice:

      De nuevo otra forma de pensar inculcada por el sistema monetario actual “eso es utópico”. Si se quisiera y a la gente le importara lo mas mínimo se puede hacer, el nivel de tecnología que tenemos hoy lo hace posible.
      Tampoco era posible dividir el átomo y se invirtieron cantidades ingentes de dinero y de recursos en conseguirlo y ahí tienes la bomba atómica hace más de 50 años.

  • Excelente artículo, completamente de acuerdo. Hace un tiempo yo escribí algo similar, hablando de lo que me toca como divulgador científico (por lo cual tampoco nadie quiere pagar…) Te dejo el link:

    http://rodriguezmartino.com/wp/blog/2013/10/24/el-precio-de-la-divulgacion-cientifica/

    • Victor Iturrioz dice:

      Hola Julio;
      Se me había quedado tu comentario por responder. Muchas gracias!!
      Pues me he leído el artículo y creo haber comprendido lo que quieres decir… Internet ha deformado (entre otras muchas cosas) también un poco el mundo de la formación… Hay mucha gente ofreciendo conocimiento “gratis” sin que esté claro que ese conocimiento tenga la calidad que se puede esperar de una formación de pago, aunque tampoco la formación de pago tiene siempre la calidad que debería poder esperarse de ella, con lo cual el usuario nunca tiene claro qué debería hacer… Creo que es un tema que da para otro debate. 🙂 Muchas gracias por tu comentario. 🙂

  • José Luis dice:

    Carlos, no quería volver a intervenir, pero al mismo tiempo no me agrada la idea de dejar tu alusión sin responder. Creo que juzgas muy severamente y a la ligera. Además de dedicarme al marketing de contenidos, soy licenciado en filosofía, y durante la carrera hice sendos trabajos de investigación sobre el concepto de “utopía”, desde un enfoque literaria y también sociopolítica. Abordé el tema desde muchas perspectivas y con la mente abierta. Con ello te digo que no pensar exactamente igual que tú no implica que sea un indocumentado ni que nadie me haya inculcado nada.

    De lo que creo que no te has dado cuenta es de que has llevado el debate a un contexto que está a años luz de lo que aquí se está comentando, y de la intención del autor del artículo. Me parece un tema interesante para intercambiar puntos de vista contigo, y si quieres en privado te podría recomendar un par de foros donde podríamos hacerlo. Pero creo que a los reunidos aquí poco les interesa esto, y deberíamos dejar de monopolizar los comentarios antes de que se nos tache de trols 🙂

    • Victor Iturrioz dice:

      Jajaja definitivamente estoy de acuerdo en que se aleja un poco del foco del artículo. 🙂

      En fin, hasta aquí he llegado. Quiero agradeceros A TODOS y cada uno de vosotros haber empleado vuestro tiempo en leer, comentar, debatir, criticar y también compartir.
      Este artículo ha tenido consecuencias impensables para mi cuando lo escribí a nivel de repercusión y feed-back. Serán 81 comentarios con este último. Increíble. Sólo puedo daros las gracias a todos.

      Un abrazo enorme,

    • Carlos dice:

      Mirándolo bien sí que tenéis razón en que lo he interpretado en una forma más profunda del sistema socioeconómico y no tanto a la real del articulo, ahora me doy cuenta. Será que tanto ver las noticias de desigualdades en los medios, ya me voy rápido al tema mas profundo de indignación jajaja.
      Como bien decís sería otro tema en el que se podrían estar días debatiendo osea que para no intoxicar más el artículo solo diré que no estoy de acuerdo con que sea una utopía. Pero eso ya lo debatimos en otro sitio.

      Un saludo todos.

      • Raquel dice:

        DESPUÉS de haber participado en este Foro, me permito 3 cosas: Primero felicitar al articulista Victor Iturrioz, por habernos sacado de la rutina y animado no sólo a escribir y en consecuencia, pensar, sino además a compartir y a escuchar.

        Segundo a Quondos por ese Foro magnífico con personas con tanto nivel que siempre que he tenido el placer de leer artículos y ver vídeos que me han abierto los ojos a este mundo y

        Tercero y para mi muy importante, la posibilidad de que en el futuro se pueden plantear nuevas aportaciones y puntos de vista para abrir debate y no sólo dedicarnos a trabajar sino a escuchar y aprender con el máximo respeto. Felicidades a todos por todo.-

      • Victor Iturrioz dice:

        Gracias, Carlos! Ya no entro a valorar la viabilidad de lo que comentas, pero te agradezco el interés y los comentarios. Un abrazo!

  • Victor Iturrioz dice:

    Hola amigos, cierro con un último comentario: A mí sí que no me importa hacerme autobombo :), y sólo como parte del agradecimiento a las reacciones que ha tenido este artículo, os dejo este otro post (de mi blog) en el que explico un poco el (para mí brutal) alcance que y repercusión que ha tenido este texto:
    http://www.quondoswar.com/lo-que-puede-dar-de-si-un-post/
    Lo que puede dar de si un post… Lo mejor es que escribí este artículo ayer y hoy ya está desactualizado porque ha habido nuevos comentarios, nuevos tweets, etc. (pero para que os hagáis una idea).

    Todo esto ha sido gracias a vosotros, y yo os lo agradezco muchísimo! Un abrazo a todos!!

      • Victor Iturrioz dice:

        Hola Dani!

        Te respondo en este propio post, por alusiones:
        Pues me ha hecho gracia el post que has publicado. 🙂 Además, coincido en muchas de las cosas que dices, pero hay un punto que (no te mentiré) me ha sorprendido/molestado un poco. Te cito:

        “es mi respuesta en profundidad al artículo “Se acabó lo de trabajar gratis” donde se aborda un tema sumamente complejo con un enfoque totalmente parcial y generalizador que, según mi opinión, puede confundir a la gente que está empezando su carrera profesional.”

        Hombre, esto de que el enfoque es totalmente parcial y generalizador creo que es una percepción tuya (con la que de ningún modo estoy de acuerdo).
        Se ha repetido varias veces en los comentarios que se trata de un artículo muy enfocado a la relación agencia / freelancer vs cliente (como si el propio texto no denotara ya de forma clara este mensaje, que yo creo que sí).

        Ya respondí que yo todo el tema de marca personal (que es sobre lo que más escribes en tu post) no lo consideraba este tipo de “trabajo gratis”; así que creo que te has “regalado” esta alusión al post sabiendo perfectamente que no iban por ahí los tiros, pero bueno.

        Al final de la primera parte del artículo, además, cierras: “Pero si alguien me pide que le diseñe una tipografía corporativa a medida como la EHU sin cobrar nada, por mejorar mi marca personal o mi portafolio, o con la cantinela del “luego ya veremos” le mandaré a freír Comic Sans. En estos casos sí se aplica al 100% lo que predica el artículo de Victor Iturrioz en Quondos.”

        Entonces, al final creo que la primera parte del artículo es repasar un poco lo que ya habíamos dicho en los comentarios, para acabar diciendo que SÍ, que si TE PIDEN trabajos gratis, NO LOS HACES (que es exactamente lo que intentaba expresar en el texto origen), con lo cual el tema “generalizador, parcial y que confunde” creo que está fuera de lugar.

        OJO, que tu artículo me ha gustado. Estoy de acuerdo en la mayoría de cosas que comentas. Simplemente me han sorprendido esos adjetivos para referirte a un post con el que, finalmente, coincides en gran medida.

        Un abrazo!!!

        • Hola Víctor!

          Me alegro de que te haya gustado aunque haya partes con las que no estés de acuerdo, ya sabes cómo funciona esto. El enfoque parcial creo que no tiene discusión, tuviste que aclararlo en los comentarios (quizás lo podrías haber hecho en el primer párrafo), tu artículo sólo vale para ciertos trabajos. Por eso escribí yo mi entrada, para ampliar el enfoque.

          En los tiempos que corren todo está mezclado y todas las facetas humanas se intersectan, de modo que es difícil separar, entre otras cosas, trabajo de ocio. Mi idea era sumar mis argumentos a tu artículo, para que fuera más útil a más gente, no sólo a los que son freelance…

          Un abrazo!

          • Hola Daniel;
            Sigo sin estar de acuerdo contigo. 🙂
            No estoy de acuerdo en lo de “parcial”… “Parcial” no significa “confuso” ni “cerrado”, significa que tienes una forma de enfocar un tema que no es neutral, que no es inclusiva, “que no es cabal o completo”, “que juzga o procede con parcialidad” (RAE). Si tuve que “aclararlo en los comentarios”, fue para algunos usuarios que tuvieron una lectura determinada del tema, que no coincide con la que yo considero que el texto manifiesta de forma bastante clara.
            Sin embargo, en lo de que tú artículo ayuda a sumar argumentos y abre el abanico de posibilidades que aquí se definen sí estoy de acuerdo. 🙂
            Un abrazo,

  • José Luis dice:

    Igual voy a meterme donde no me llaman… He leído el artículo de Daniel, y dice cosas muy sensatas. En otras no estoy tan de acuerdo, como por ejemplo, y cito: “Escribo esto sin cobrar un euro y sin esperar nada a cambio. Estoy trabajando gratis”. Trabajar para uno mismo no es “trabajar”, según la acepción que usaba Victor. Pero esto se deduce por el contexto. Si trabajas para ti sería absurdo cobrarte a ti mismo, porque lo que cobras lo tienes que abonar. En fin, sé que es una obviedad, pero precisamente por eso me ha chocado encontrarlo en el post de Daniel.

    Es cierto lo que dice Daniel, acerca de trabajar para echarle un capote a un amigo o para una ONG. Pero en ese caso, yo lo considero una “colaboración”, y no un trabajo. De igual modo, cuando un freelancer crea plantillas web gratuitas o escribe posts que representan un valor para otros, en realidad sí espera algo a cambio: posicionamiento, visibilidad, tráfico a su web, etc., ergo no es gratis. Es marketing.

    Es cierto que Victor podría haber especificado un poco más. Pero aún así, creo que todos los freelancers, el público al que va dirigido el artículo, hemos entendido perfectamente a qué se refiere con “trabajar gratis”, y es precisamente ese tipo de trabajos que como dice Victor, suponen una destrucción del volumen de negocio.

    El guest blogging es lo mismo: trabajas para ti Es un intercambio con los dueños del blog, un “win to win”.

    En fin, creo que el post de Victor no es parcial, y la confusión puede darse para alguien ajeno al mundo freelancer, pero contextualizando un poco y usando el sentido común, se entiende perfectamente.

    Ambos artículos son complementarios, y muy buenos, pero el intento de “corrección”, de Daniel hacia Victor, en mi opinión, es un poco forzado.

    Saludos.

    • Querido Jose Luis;
      Disculpa el retraso en contestarte, mil cosas encima, ya te imaginas. 😉 Yo creo que eres muy bienvenido donde te metes. Esta comunidad es para que todo el mundo pueda hablar, aportar y complementar, faltaría más.
      Agradezco mucho tu comentario. Lo agradecí mucho cuando lo leí (que me llegó la notificación) y lo agradezco mucho de nuevo ahora que lo he releído. Creo que has sido capaz de expresar mejor que yo lo que pensaba del asunto. Sinceramente no tengo nada que añadir.
      Te mando un fuerte abrazo.
      Saludos.

  • noradriana dice:

    Precisamente hablaba ayer con una amiga que defendía que si a ella le viene una marca tipo Ferrari/Yves Saint Laurent/Nike (incluso a nivel nacional) y le dice: “Te pido que me hagas esto pero gratis”, ella por supuesto que lo haría, porque según ella, eso es formación, además de que la posibilidad de poner uno de esos logos en su portfolio, será lo que le hará crecer en el mundo laboral y que otras marcas similares la contraten.

    ¿Es eso lo que consideras “hacer marca propia? A mí esto me sigue pareciendo hacer un trabajo gratis, del que otro se va a beneficiar y tú no verás un chavo.

    ¿Es que los que nos negamos a hacer trabajos gratis, incluso para grandísimas empresas, y “nos conformamos” con gente que sí nos paga pero no nos da renombre, no llegaremos nunca a ser gente cotizada?

    No sé, marca personal es demostrar lo que sabes hacer, exponerlo, exponer tu caracter o tu personalidad para que la gente encuentre afinidad. Pero… ¿de verdad ese rollo de “hazlo por tener currículum” es marca personal?

    Me ha gustado la parte de “hay muchas cosas que hacer antes que trabajar gratis”, porque precisamente uno de sus argumentos era que ahora no hay trabajo ni clientes y no te vas a quedar parado sin hacer nada, así que mejor trabajar gratis, no sólo a nivel freelance, sino a nivel “me presento en una super agencia y curro 6 meses gratis teniendo la responsabilidad de un Senior”. Y que esto es formación. A mí esto me parece dar un trabajo perfectamente válido y que aporta beneficios pero por cero euros.

    No sé, creo que se nos va de las manos un poco el tema de “la marca personal” y “el caché”.

    Por otro lado, cosas como escribir post, las considero una cosa que tú haces para ti y decides compartirla para el mundo. No creo que tenga nada que ver con que venga alguien a pedirte un encargo del que se lucrará a cambio de nada.

    No sé, quizá sólo hablo en alto.

    Felicidades por tu post. Después del debate que tuve ayer, creo que necesitaba leer algo como esto.

    • Hola Noradriana;
      Muchas gracias por tu (tan bien construido) comentario y disculpa el retraso con el que lo contesto (ya te imaginas, mucho curro, parte de él, vídeos de Quondos! ).
      Como comentas varias cosas, y algunas me interesan bastante, voy por puntos:

      1. “Si a ella le viene una marca tipo Ferrari/Yves Saint Laurent/Nike (incluso a nivel nacional) y le dice: “Te pido que me hagas esto pero gratis”, ella por supuesto que lo haría, porque según ella, eso es formación, además de que la posibilidad de poner uno de esos logos en su portfolio, será lo que le hará crecer en el mundo laboral y que otras marcas similares la contraten.”

      Bueno, aquí habría que aclarar bien de lo que hablamos. ¿Era realmente formación? Porque no creo que ni Nike ni Ferrari vayan pidiendo cosas gratis. Pero bueno, de ser como dices, no estoy en absoluto de acuerdo con el enfoque que describes (el de tu amiga). Yo no he trabajado nunca con marcas tan top como Ferrari o Nike, pero sí he trabajado con empresas bastante grandes como Banesto o Konami, y opino que su visión está un poco sesgada.

      Por un lado, si una de estas empresas te valora como profesional, POR SUPUESTO que te paga. Si no, no te valora. Serás tú, o el de más allá o quizá ese de allá… pero no es importante para ellos QUIÉN hace el trabajo, por eso no lo pagan. Y si no es importante QUIÉN lo hace, significa que el trabajo tampoco es tan importante.

      Por otro lado, poner el logo de una marca grande en tu porfolio sirve para 3 cosas:
      1.1. Fardar: para lo cual, da igual que sea verdad o no.
      1.2. Trabajar con clientes más pequeños: para lo cual no es estrictamente necesario.
      1.3. Que otras empresas del mismo tamaño y prestigio se fijen en ti: eso no funciona (creo) como está planteado. Normalmente los responsables de departamento / recursos humanos de estas empresas van conociendo profesionales (en eventos, en congresos, en colaboraciones con otras empresas grandes) a los que guardan en cartera y por los que piden recomendaciones si necesitan un perfil similar. Pero si eso llega a ocurrir, cuando alguien le pregunte al señor Empresa Grande: “¿Y qué colaboración mantuviste con mr / ms X?” y el señor Empresa Grande diga “¿Quién?” y si por un casual llega a acordarse diga “Ah, nos hizo un logo para un microsite, NO TRABAJÓ con nosotros (el trabajo se paga) fue una colaboración a concurso bla bla”. Tú crees que esto servirá para que el señor Otra Empresa Grande piense que eres un asset valioso? Yo creo que no.

      Como me enrollo mucho, te contesto otros puntos en otros comentarios. 
      Gracias por leer y participar;

    • Qué horror, la funcionalidad de comentarios no pilla los enters, vaya tocho de respuesta, en fin; acabo de responderte:
      2. “Es que los que nos negamos a hacer trabajos gratis, incluso para grandísimas empresas, y “nos conformamos” con gente que sí nos paga pero no nos da renombre, no llegaremos nunca a ser gente cotizada?” RESPUESTA:

      Personalmente creo que está lleno de gente cotizada que no ha trabajado nunca en una marca grande. Y quizá ganan más dinero que los que sí lo han hecho / o lo hacen.

      “Y que esto es formación. A mí esto me parece dar un trabajo perfectamente válido y que aporta beneficios pero por cero euros. No sé, creo que se nos va de las manos un poco el tema de “la marca personal” y “el caché”.”
      RESPUESTA: Estoy completamente de acuerdo contigo en este punto y, en general, en todo lo que comentas a lo largo del artículo.
      Muchas gracias por tomarte tu tiempo y exponer tu opinión de forma tan estructurada.
      Un fuerte abrazo,

  • Raquel dice:

    Hola a todos.

    Cuantas más opiniones leo en relación a este tema, más claro lo veo. Si estamos en constante formación y evolución, ello debe conllevar una remuneración, porqué esta vida requiere tener ingresos constantes: para enceder el ordenador, el móvil y la ducha, todo funciona siempre que se pague por ello. Entonces, el trabajo que beneficie a otra persona, ha de ser mínimamente remunerado, y el caché, lo iremos modificando según nuestros propios resultados y volumen de negocio.

    El caso que comenta Noradriana, es lógico en un principio que pueda parecer que es importante tener el logo de una gran empresa dónde has prestado tu servicio, pero si no te mueves dentro de empresas de ese nivel, será contraproducente porque ya no te pedirán presupuesto personas con bajo nivel económico que quizás sea lo que te pueda interesar, bastantes clientes con proyectos más pequeños.

    Enfin quién sabe…..

    Saludos a todos amigos.

    • Hola Raquel, muchas gracias por tu comentario. 🙂
      Creo que las respuestas que escribí para Noradriana van un poco en la línea de lo que comentas. Además, el mundo tampoco se acaba (ni mucho menos) en las grandes cuentas de cliente. Que se lo digan a todos los que viven fantásticamente como freelancers trabajando para varios clientes pequeños. Un abrazo,

  • […] no les juzgo, de verdad, hagan lo que crean conveniente. Si confían en que les va a beneficiar de algún modo, adelante (snif). Pero yo ya no estoy para […]

  • […]  Hace unos días leí un capítulo de Victor Iturrioz en el blogger de Quondos, donde también se desaconsejaba el trabajo gratuito a los freelancers que ejercen su actividad en Internet. Sus argumentos iban en la misma linea que […]

  • […] otra vez ante esta selecta audiencia, quiero agradecerles a Alex y Carlos de nuevo la oportunidad. El último artículo que escribí tuvo una acogida espectacular, (creo que no he tenido que responder tantos comentarios en la vida) […]

  • […] más corto hacia un cliente (o un prescriptor, o un lector fiel). Yo soy el primero que te dije que no hay que trabajar gratis, pero si te guardas todo lo que sabes sólo para ti, nadie podrá contratarte en base a […]

  • A mi me ha encantado tu artículo, me he visto tan y tant reflejado que no he parado de sonreir en toda su lectura, de hecho tienes más razón que un santo, y es cierto que a veces nos sabe mal cobrar por un servicio, pero como muy bien dices, tu, el precio marca la calidad de ese servicio, y si, a mi me ha pasado que no he cobrado algo, y finalmente ese cliente se ha ido a buscar el servicio que no he cobrado a un precio superior al que yo hubiera cobrado. El tema de trabajar gratis quema, claro que si, incluso de podria decir que trabajar a bajo precio también, yo tengo un pequeño centro de fitness, en el cual intento dar el mejor servicio posible, y “gracias” al incremento del IVA, y a los “low cost”, finalmente he tenido que bajar mis cuotas, he pasado 2 años bastante malos, y ahora la cosa se esta activando bastante, pero debo tener muchos mas clientes para no llegar a los ingresos que tenia hace 2-3 años, lo que me provoca que debo trabajar mucho más, y “peor” para poder tirar adelante, y eso también quema.

    En fin me haré un esquema de tu articulo y cada mañana antes de abrir mi gimnasio me lo leeré una vez, a ver si así aprendo !!!!

    Muchas grácias y ánimos para todo el mundo !!!

    • Hey, Ángel!
      Muchas gracias por tu comentario! Este post sigue dando que hablar, es fantástico! jeje.
      Estoy contigo en todo lo que comentas. Además, por las características del principal cliente con el que trabajo me hallo muy próximo al mundo del fitness, así que sé perfectamente lo difíciles que están las cosas en ese sector, y lo que cuesta llegar a fin de mes pagando las facturas y consiguiendo un mínimo beneficio.

      Un abrazo muy fuerte,

Deja un comentario

Share This