Cómo hacer un plan de negocios en 2016 – Guía práctica para emprendedores

  • 4
  • 3 febrero, 2016
business start - businessman ready for competition

¿Te gustaría emprender pero no sabes qué pasos tienes que seguir? ¿Tienes una idea de negocio y quieres saber cómo sacarla a flote?  Entonces esta mega guía es para ti. En los últimos años, mucha gente se ha quedado sin trabajo, o está trabajando en situaciones precarias, ello ha llevado a este colectivo a lanzarse en el mundo de los negocios, pero ¿son esas razones suficientes?

En el post de hoy nos acompaña Gemma Martínez , que para los que no la conocéis, es socia fundadora de la asesoría online Emprendeon y cuenta con una amplia experiencia en la banca y el asesoramiento fiscal con emprendedores.

Gemma quiere compartir con nosotros una guía práctica para los emprendedores que estén pensando en realizar su plan de negocios actualmente. ¡Presta mucha atención porque seguro que te servirá de gran ayuda para sacar a flote tu futuro negocio!

asesoría online emprendeon

El equipo detrás de Emprendeon

¡No te pierdas este Sorteo!

Antes de empezar con esta guía imprescindible para arrancar tu negocio, esto te va a interesar si todavía no cuentas con un servicio de asesoría para gestionar tu empresa. Y es que en “Emprendeon” se han vuelto locos y han creado un concurso para regalarte la ¡asesoría gratis de por vida! Sí, sí, has leído bien. Sólo por dejar tus datos entrarás en el sorteo y ya nunca jamás tendrás que pagar por los servicios de asesoría.

¿Qué tienes que hacer para ganarlo? Pincha aquí e infórmate para participar en este fabuloso sorteo. Sólo tienes hasta el 29 de febrero para participar, así que date prisa. Sólo puede ganar uno, pero para el resto también hay premio.

Concurso asesoría gratis

¡Participa en el sorteo para llevarte un servicio de asesoría gratis de por vida!

La idea es el vehículo de la actividad emprendedora, pero nunca una motivación sólida y duradera. Estar en el paro, odiar al jefe, no tener un horario flexible… no son motivos suficientes para lanzarse al trabajo por cuenta propia, es necesario tener ilusión y ganas de emprender. El motivo es el detonante, es la causa. La motivación son las ganas, la ilusión, el deseo de emprender.

Si tienes un motivo y una motivación para emprender, adelante, no le tengas miedo al fracaso. Las ideas no fracasan, fracasan las ilusiones que se dejan vencer por la falta de imaginación y flexibilidad para afrontar imprevistos.

Esperamos que esta guía te ayude a afrontar, los primeros pasos necesarios para poner en marcha tu negocio. Cuando termines de leerla, entenderás un poco mejor tus obligaciones fiscales tanto con Hacienda como con la Seguridad Social y, al mismo tiempo, estarás más que formado para convertirte en un empresario de éxito.

Paso Nº 1: Plan de empresa

Cuando un emprendedor tiene una idea de negocio y quiere llevarla a cabo, lo primero que tiene que realizar es plasmar su idea en un documento que refleje el espíritu de la iniciativa, cuál es la idea, por qué puede triunfar…es el llamado “Plan de empresa”.

El Concepto

No existe un modelo concreto, cada persona deberá de elaborar el suyo. Si vas a necesitar financiación ajena, lo primero que te van a pedir para evaluar tu proyecto es el plan de empresa.

Se considera la herramienta fundamental para tener éxito al crear una empresa. Un plan coherente y detallado demuestra que el emprendedor se toma el asunto en serio y que está capacitado para llevar adelante el proyecto.

¿Para qué sirve?

El Plan de Empresa es una herramienta de reflexión. A través de él, el emprendedor va dando forma documental a su empresa antes de darle la forma real. En lugar de tenerlo todo en mente, los detalles, las ideas y los números empiezan a tomar forma desde un documento escrito.

Es mucho más barato equivocarse en el plan de empresa que equivocarse en la realidad. Más cuando la mayoría de los emprendedores sólo disponen de los recursos necesarios para una sola puesta en marcha.

Dado que en el plan se expresan las previsiones de cómo debe evolucionar el negocio, a los pocos meses podremos ver como varía la realidad sobre lo previsto, si la evolución no es la esperada, habrá que analizar las posibles causas, y si conviene, tomar las decisiones oportunas. Solo se puede confiar en las personas que asumen la responsabilidad de sus errores, un emprendedor aprende de las adversidades y en lugar de deprimirse, piensa, corrige, pide ayuda en caso de necesitarla y actúa.

En el caso de que el proyecto sea para un conjunto de socios, el plan será muy útil para poner sobre la mesa temas difíciles de abordar directamente como por ejemplo: quién asume qué responsabilidades, cuánto va a cobrar cada uno, dejar plasmado los derechos y obligaciones…

La realización de un plan de empresa, no garantiza el éxito de la misma, pero nos puede servir de ayuda en numerosos aspectos como te comentaba antes.

Contenido

El Plan de Empresa deberá de responder a las siguientes preguntas:

  1. Organización: En este apartado se tendrá que informar acerca de las personas que van a componer la empresa, sus responsabilidades, obligaciones…
  1. Actividad: ¿En qué consiste mi actividad? ¿En qué consiste mi negocio? Hay que explicar con todo detalle cuáles son los productos o servicios que se ofrecerán. ¿Qué estrategia voy a seguir para lanzar mi producto o servicio?
  1. Mercado: ¿Existe mercado para este negocio? Hay que convencer que existe un mercado con suficiente demanda para asegurar su futuro y su crecimiento. ¿Dicho mercado está en crecimiento? ¿Pertenece a un sector innovador? ¿Quiénes son nuestros competidores? ¿En qué nos diferenciamos de ellos? La gente puede preferir a nuestro competidor por dos motivos: porque hace algo mejor, o porque es más barato.
  1. Administración: ¿Qué permisos o licencias tengo que solicitar? ¿Qué seguros frente a terceros tengo que tener?
  1. Financiación: ¿Dispongo de recursos propios? ¿Tendré que acudir a otras fuentes de financiación? ¿Existen subvenciones o ayudas de las que me pueda beneficiar?
  1. Expectativas: ¿Qué objetivos a corto, medio y largo plazo tenemos? ¿Qué riesgos hay que afrontar? ¿Tenemos que tener un plan B?

No existe un modelo concreto de Plan de Empresa, cada emprendedor deberá de realizar el suyo propio, adaptado a su actividad y a sus características.

DAFO

También es importante realizar un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades),  es un análisis interno y externo del negocio.

Vamos a ilustrarlo mejor con un ejemplo: un emprendedor que tiene un proyecto de fabricación y comercialización de bisutería y artículos de decoración. Se encuentra en una localidad pequeña, donde su venta se realizará en el establecimiento pero sobre todo online. Cuenta con un pequeño almacén y quiere empezar y triunfar haciendo lo que le gusta:

  • Fortalezas internas: Mano de obra cualificada, posibilidad de economías de escala…
  • Debilidades internas: instalaciones pequeñas y obsoletas, falta de experiencia, atraso en innovación…
  • Oportunidades externas: Diversificación de productos, ampliación de la cartera de productos para satisfacer más necesidades de los clientes, crecimiento rápido del mercado…
  • Amenazas externas: Entrada de nuevos competidores, cambio en los gustos de los consumidores…

Cuando lo hayas desarrollado es importante definir una estrategia que nos ayude a potenciar las fortalezas, superar las debilidades, controlar las amenazas y beneficiarse de las oportunidades.

Una vez que tengamos claro a qué nos vamos a dedicar, cómo lo vamos a hacer y cuáles son nuestros objetivos, tendremos que asesorarnos para elegir la forma jurídica que más se adapte a nuestras necesidades. ¿Autónomo, sociedad limitada, comunidad de bienes, sociedad civil, cooperativa, sociedad laboral?

Paso Nº 2: Forma jurídica a adoptar

Para la correcta elección de la forma jurídica debemos tener en cuenta una serie de factores.

Factores a tener en cuenta

  • Responsabilidad estamos dispuestos a asumir
  • Número de socios
  • Número de empleados
  • Capital social
  • Obligaciones fiscales
  • Acceso a subvenciones o bonificaciones

Tenemos que analizar las características de la actividad a desarrollar, el número de socios, el número de empleados… Y posteriormente analizar las ventajas e inconvenientes de las principales formas jurídicas del territorio español:

  • Empresario individual (autónomo).
  • Crear una empresa, una sociedad limitada.

Ventajas e inconvenientes de ser autónomo

Las ventajas principales son de ser autónomo son las que te vamos a contar a continuación:

  • Sencilla: Para darse de alta, no tienen que ir a notaría, ni Registro Mercantil; si cambian de domicilio, no tienen que ir de nuevo a la notaría y al Registro Mercantil; no tienen que legalizar los libros de actas, ni registro de socios; no tienen que presentar los libros ni las CCAA anuales.
  • Económica: Tanto a nivel de constitución y mantenimiento como costes de asesoría. La sociedad tiene la obligatoriedad de llevar contabilidad formal. El Impuesto de Sociedades es más complejo que el IRPF (Operaciones vinculadas, Gastos no deducibles, Diferencia de criterios entre la fiscalidad y la contabilidad).
  • Tarifa plana en las cuotas del autónomo.
  • Capitalización del desempleo (Pago único). También podrán acceder a ello los autónomos que constituyan una sociedad, aunque de forma diferente.
  • Compatibilización de la prestación del desempleo y el alta del autónomo.

¿Y los inconvenientes de ser autónomo?

  • Responsabilidad ilimitada: este suele ser el inconveniente fundamental, ya que respondemos con nuestro patrimonio personal, presente y futuro, tanto personal como el afecto a la actividad, de las deudas frente a terceros.

El responder ilimitadamente con nuestros bienes nos puede dar algunos disgustos. Por ejemplo en caso que nos reclamen una cantidad elevada de dinero por alguna negligencia  y que no nos cubra el seguro que tenemos contratado; o en caso de litigios con proveedores que nos reclaman cantidades no pactadas, como el caso de un emprendedor que le llegó una factura de 6.000 euros de luz, cuando lo normal era pagar 300 euros, que tuvo que pagar para que no le cortasen la luz…

Existen fórmulas para proteger nuestro patrimonio personal, por ejemplo haciendo separación de bienes, en el caso de estar casados en régimen de gananciales; o si estamos en régimen de gananciales, protegiendo los bienes del cónyuge no emprendedor, inscribiendo en el Registro Mercantil su oposición a responder con sus bienes de la actividad del cónyuge emprendedor.

Recientemente se ha aprobado la figura del Emprendedor de Responsabilidad Limitada que protege la vivienda habitual frente a terceros, siempre que no supere los 300.000 euros o 450.000, en el caso de ciudades de más de 1 millón de habitantes y se indique en el Registro Mercantil.

  • Posible tributación superior a la de la SL: El empresario individual tributa por el IRPF, que es un impuesto progresivo, por tanto a partir de unos beneficios, la tributación será mayor que en una S.L.
  • Sólo frente a la gestión: Es el responsable de todas las áreas: económico-financiera, personal, comercial, dirección estratégica…No se puede disponer de una preparación para resolver todo los asuntos, por lo tanto se tendrá que rodear de un equipo de personas con una formación adecuada, ya sea contratada o en la figura del asesor.

Ventajas e inconvenientes de una S.L

Las ventajas principales son (los inconvenientes de la figura del empresario individual):

  • Responsabilidad limitada al capital aportado. Aunque hay que tener en cuenta, que si necesitamos financiación ajena, el banco nos pedirá garantías personales, por lo que la responsabilidad limitada se evapora.
  • Fiscalidad interesante a partir de determinado volumen de ingresos.
  • El número mínimo de socios es uno.
  • Capitalización del desempleo, podrá cobrar el paro pendiente de recibir en un solo pago, pero tendrá que destinarlo al capital social de la empresa.

En cuanto a los principales inconvenientes que puedes encontrar en una S.L:

  • El coste de constitución es más elevado que el de empresario individual, para sociedades con un capital social inferior a 3.100 euros es de 100 euros (60 de notaria y 40 de registro), si el capital social es superior el coste pasa a ser de 250 euros (150 de notaria y 100 de registro).
  • ¿Socios? Si no te vas a asociar con nadie no hay problema, pero si compartes tu idea emprendedora, deberás de llevar cuidado con quién te asocias. Hay que elegir bien, tener confianza y buena comunicación, compartir valores, ser complementarios, fuera los ambiciosos, malos y los soberbios.

El principal motivo por el que un emprendedor novel se asocia es el miedo, miedo a que las cosas vayan mal, a no tener en quién apoyarse, a no ser capaz de hacerlo todo, miedo, en definitiva, a estar solo.

El que exista confianza entre los socios, no quiere decir que se tenga que hacer dejación de funciones. Mi opinión en el caso de vayáis a ser varios administradores es que seáis mancomunados, es decir, con firmas conjuntas, que nunca sea un único administrador el responsable, sobre todo, de los aspectos económicos.

  • No puede acceder a las bonificaciones en las cuotas del autónomo. Pagará 316,02 euros mensuales. Y tampoco podrá compatibilizar la prestación por desempleo con el alta en la actividad.

En principio, si vas a crear un pequeño negocio, individual, donde vas a estar tu sólo, como un comercio al por menor, por ejemplo, interesaría que te dieras de alta de autónomo, olvidándote de otras formas jurídicas. Y más adelante ya se analizará la situación. En los tiempos que corren, tu bolsillo lo agradecerá.

Pero si por el contrario sois varios socios, antes de decidiros por crear una S.L., te aconsejo que tengas en cuenta la Comunidad de Bienes, es una forma jurídica muy sencilla, que te la explico a continuación.

Comunidad de Bienes

Es una asociación de dos o más autónomos que deciden iniciar una actividad conjuntamente. No tiene personalidad jurídica, no tributa en el impuesto de sociedades, sino que, cada socio comunero, tributará en el IRPF en función del porcentaje de participación en la CB.

Como ventajas tiene su sencillez tanto en la constitución como en la gestión, lo que a su vez, conlleva un menor coste económico. Y también los comuneros podrán acogerse a la tarifa plana y el coste de la cuota del autónomo será menor, siempre y cuando cumplan los requisitos.

Por el contrario, los socios comuneros responden con todo su patrimonio, presente y futuro sobre las deudas con terceros.

Los trámites para constituir una CB son bastante sencillos:

1.- Redacción y firma del contrato de la CB. En dicho contrato deberá de figurar: los datos de los comuneros, la finalidad de la CB, la duración, el objeto, el domicilio, las aportaciones de cada uno y por tanto el porcentaje de participación, el reparto de beneficios y cargas, el uso de elementos comunes, la representación y administración de la CB, y cualquier otra cláusula que las partes vean convenientes.

2.- Solicitud del CIF provisional en Hacienda: Hay que rellenar el modelo 036 solicitando el CIF provisional y llevarlo a Hacienda junto con el contrato y el DNI de los comuneros.

3.- Cumplimentación del modelo 600 y pago en entidad financiera. Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, que es el 1%, del capital aportado.

4.- Alta de la actividad en Hacienda y a los socios comuneros en la Seguridad Social.

5.- Presentación contrato CB (firmado todas las hojas) y modelo 600 liquidado, en la oficina liquidadora.

6.- Cuando recibamos el CIF provisional, tendremos que solicitar el definitivo, mediante la presentación del modelo 036, adjuntando la copia del contrato liquidado y sellado en la oficina liquidadora.

La figura de la Comunidad de Bienes ha renacido. Una figura jurídica que estaba en el olvido. Es una opción recomendable para pequeños negocios que no exijan elevadas inversiones. Por tanto si sois varios socios tendréis que contemplar, aparte de la sociedad limitara, ésta figura.

No hay una forma jurídica mejor o peor que otra, todo dependerá de las características de los socios y de la actividad a desarrollar.

Si se estiman unos beneficios elevados, la mejor opción será constituir una S.L., ya que la tributación es menor, y la responsabilidad es ilimitada. Si por el contrario no se puede hacer una buena estimación, y no se tienen unos clientes potenciales asegurados, la mejor opción será la Comunidad de Bienes, ya que podemos acceder a la bonificación de la cuota del autónomo (siempre y cuando se cumplan los requisitos).

También tener en cuenta que podemos empezar con una Comunidad de Bienes y si el negocio evoluciona favorablemente, cuando se empiecen a tener unos beneficios elevados, siempre se podrá optar por constituir una S.L.

Paso Nº 3: Información que necesitas conocer

Si estás pensando en hacerte autónomo o estás en el proceso, seguro que tendrás muchas preguntas que hacer. ¡Toma nota, porque te vamos a contar toda la información que necesitas saber!

¿Cuánto paga  de cuota un autónomo al mes?

Esto es una preocupación para los emprendedores, ya que supondrá un coste fijo, el cual habrá que pagar independientemente de que se obtenga o no beneficios.

La cantidad, dependerá, entre otros factores, de si serás administrador de una sociedad o no. En el caso que te decidas por una S.L.,  la cuota de autónomo es de 316,02 euros. Pero por el contrario, si serás autónomo, trabajador por cuenta propia, podrás beneficiarte de la tarifa plana, siempre y cuando cumplas el requisito de no haber estado de alta en los últimos cinco años, y entonces pagarás:

  • Durante los primeros 6 meses: 50 euros exactos.
  • Durante los siguientes 6 meses.134 euros aproximadamente.
  • Durante los siguientes 6 meses: 186 euros aproximadamente. En el caso de ser hombre menor de 30 años y mujer menos de 35, en lugar de 6 meses podrá beneficiarse de los 186 euros durante 18 meses adicionales.

Si no cumples el requisito, de no haber estado de alta en los últimos cinco años, pagarás 264,44 euros mensuales. Anterior a la reforma de la Ley de emprendedores del 9 de septiembre, Ley 31/2015, otro requisito para poder acogerse a las bonificaciones y deducciones era no poder contratar a trabajadores, hoy día este requisito, ya no se requiere.

Nuestros vecinos europeos tienen más ventajas, en cuanto al importe de la cuota de autónomo, por ejemplo:

  • Francia: durante el primer año, no se paga nada, la cuota del autónomo es cero, a partir de ahí, la cuota dependerá de los ingresos y de la profesión.
  • Alemania: la cuota de autónomo es de 140 euros mensuales, si los ingresos netos mensuales superan los 1.700 euros, y además tendrán que tener un seguro privado obligatorio.
  • Holanda: se pagan 50 euros anuales, y además tendrán que tener un seguro privado de 100 euros mensuales.

¿Qué os parece? Nuestra cuota es mucho más elevada y no depende de los beneficios que tengamos. Por lo que habrá que pagar todos los meses la misma cantidad independientemente de que un mes tengas pérdidas o beneficios. No nos queda otra que asimilarlo y pensar que nos va a ir bien, tenemos que tener mentalidad optimista.

Autónomos con derecho a la prestación por desempleo

Otra preocupación que te puede surgir es, ¿si tengo derecho a la prestación por desempleo la perderé? La respuesta es no.

Si decides darte de alta de autónomo y las cosas no funcionan como te esperabas y tenías derecho a la prestación cuando te diste de alta, este derecho lo seguirás teniendo siempre y cuando no hayan pasado más de 60 meses, es decir 5 años. Pero te aconsejo que si tienes derecho a paro contemples estas dos posibilidades que te vamos a explicar a continuación, ya que tenemos que partir con que nuestro futuro negocio funcionará a las mil maravillas.

  • Pago único:

Es una medida de apoyo muy interesante para aquellos emprendedores desempleados interesados en iniciar su propio negocio como autónomo, socio de una S.L. o como socio trabajador de una sociedad laboral o cooperativa, ya que permite cobrar en un solo pago el importe pendiente de la prestación por desempleo. Los requisitos para poder solicitarlo son los siguientes:

  • Iniciar la actividad en un plazo máximo de un mes.
  • Tener derecho a recibir, como mínimo, 3 mensualidades de la prestación.
  • No haber solicitado el pago único en los últimos 4 años.
  • No haber impugnado el despido que diera lugar a la situación de desempleo.
  • No podrán solicitarlo las personas que hayan hecho uso de la compatibilización del trabajo por cuenta propia con la prestación por desempleo en los 2 últimos años.

Si lo que has decidido es darte de alta como autónomo, podrás cobrar el 100%  del importe pendiente de percibir de la prestación en un solo pago y tendrás que justificar que el importe que se vas a recibir se va a destinar a la inversión inicial, como por ejemplo a la compra de un local para la actividad…También la prestación la podrás destinar a pagar las cuotas del autónomo o una mezcla entre las dos posibilidades.

Si por el contrario vas a crear una S.L. podrás destinar el 100% de la prestación a realizar una aportación al capital social de la sociedad, siempre y cuando se vaya a poseer el control efectivo de la misma.

¿Cómo se solicita? Deberás de presentar una solicitud, antes de darte de alta como autónomo, la cual está disponible en la página web del servicio público de empleo estatal junto con una memoria de la actividad que vas a desarrollar, y en el caso de que vayas a destinar el dinero a realizar inversiones, las deberás de detallar. Debes utilizar importes sin IVA, ya que el IVA soportado de la inversión no es deducible. Además deberás adjuntar las facturas proformas correspondientes a las inversiones.

Las cantidades percibidas en concepto de capitalización del desempleo quedan exentas del IRPF desde el año 2013, anterior a ese año se establecía el límite de 15.500 euros. La exención del pago único está condicionada al mantenimiento de la actividad durante cinco años.

  • Compatibilización de la prestación por desempleo con el inicio de una actividad:

Solo podrás acceder a esta opción si lo que decides es darte de alta como autónomo y no crear una S.L. Se podrá compatibilizar por un máximo de 9 meses o durante el tiempo inferior pendiente de percibir.

Los requisitos para ello serán los siguientes:

  • Solicitarlo en un plazo de 15 días a contar desde la fecha de inicio de la actividad por cuenta propia.
  • No se puede haber estado trabajando antes como autónomo.
  • No podrán solicitarlo las personas que hayan hecho uso de este derecho o hayan obtenido el pago único en los 2 últimos años.
  • Tampoco podrán solicitarlo quienes vayan a trabajar para su anterior jefe que ahora quiere contratarte como autónomo.

En el caso de que tengas derecho a recibir más de 9 meses, el resto no lo perderás, siempre y cuando no hayan pasado los 5 años correspondientes. Aunque si han pasado más de dos años tendrás que acreditar que la baja del autónomo se debe a causas económicas, organizativas… las cuales son bastante difíciles de demostrar.

Recopilemos: Tienes una idea, tienes ilusión y crees en ti. Realizas un plan de empresa,  analizas las ventajas y los inconvenientes de cada forma jurídica y posteriormente elijes la idónea. Ahora tenemos que analizar las formas de tributación.

Paso Nº 4: ¿Cómo me hago autónomo?

¿Dónde encontrarás ayuda?

Cuando decides darte de alta como autónomo, puedes hacer los trámites de diferentes maneras, acudiendo a un punto PAE (Punto apoyo al emprendedor), hacerlo directamente a través de internet mediante tu certificado digital, o bien, acudiendo personalmente a Hacienda y a la Seguridad Social.

El trámite mínimo sería el alta en Hacienda y en la Seguridad Social, pero si tu actividad se va a desarrollar en un local, también tendrás que tramitar en el ayuntamiento la licencia de apertura, licencia de obras (en el caso de que el local afecto a la actividad vaya a necesitar mejoras), y comunicar al organismo competente de la CCAA correspondiente la apertura del centro de trabajo.

También habrá que hacer la legalización de libros. Es un trámite obligatorio para todos los autónomos y empresas, incluso aunque no tengan trabajadores contratados, que consiste en disponer en cada centro de trabajo de un Libro de Visitas a disposición de los funcionarios de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

En el caso que decidas tener trabajadores a tu cargo, también tendrás que darlos de alta en la Seguridad Social.

Dicho de este modo puede parecer un trámite largo y costoso, pero no es así, en la mayoría de los casos es un trámite sencillo y rápido.

Alta en Hacienda y la SS.SS. online a través de CIRCE

El sistema CIRCE (Centro de información y red de creación de empresas) permite crear empresas telemáticamente, minimizando los tiempos de tramitación y reduciendo desplazamientos. Cada vez son más las personas que se hacen autónomos online gracias a dichas ventajas.

El sistema CIRCE facilita la creación empresas a través de acuerdos y comunicaciones con todos los organismos y administraciones que intervienen en el proceso de constitución de empresas.

El emprendedor sólo deberá cumplimentar el Documento Único Electrónico (DUE) que engloba multitud de formularios y CIRCE, de forma automática, realiza todos los trámites necesarios para constituir la empresa, comunicándose con todos los organismos implicados (Agencia Tributaria, Seguridad Social, Registro Mercantil, Notaría, etc.).

Para la cumplimentación del DUE, el emprendedor tiene dos alternativas.

  • Acudir a un Punto de Atención al Emprendedor (PAE), donde se le asesorará en todo lo relacionado con la definición de su proyecto empresarial y se le permitirá iniciar los trámites de constitución de la empresa.
  • Iniciar dichos trámites por sí mismo a través del Portal CIRCE, rellenando personalmente el DUE, para lo cual es necesario disponer de un certificado electrónico.

En dicho documento deberás de rellenar la información necesaria para que se realice tanto el alta en Hacienda como el alta en la Seguridad Social.

En cuanto al alta en Hacienda deberás informar sobre: tus datos personales, el domicilio fiscal, el domicilio a efectos de notificaciones, el CNAE, el IAE, las obligaciones tributarias, si tendrás o no trabajadores… y en cuanto a la SS.SS. deberás de escoger la base de cotización (máxima, mínima, otra), deberás elegir si cotizas por contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y por desempleo, aunque te suponga un 2,2% adicional de cotización, deberás elegir la mutua.

Alta en Hacienda y la SS.SS. de la forma tradicional

Lo primero que deberás hacer es el alta en Hacienda, y se realiza mediante la presentación del modelo 036, o el 037, que es una versión simplificada del anterior. En el que deberás notificar tus datos personales, los datos de la actividad a desarrollar, la dirección del negocio y las obligaciones tributarias.

Una vez presentado el alta en Hacienda tienes un plazo de 30 días para presentar el alta en la Seguridad Social, mediante la presentación del modelo TA0521 en la administración de la SS.SS. correspondiente, junto con la fotocopia del DNI o equivalente y la fotocopia del alta en Hacienda. En caso de que hayas creado una Comunidad de Bienes, deberás de adjuntar la copia del contrato de constitución y en caso de una Sociedad Limitada deberás adjuntar el original y la copia del documento de constitución de la sociedad.

Epígrafe I.A.E.

Las siglas I.A.E. significan, impuesto de actividades económicas, pero no te preocupes, si te vas a dar de alta como autónomo, estás eximido del pago del I.A.E.. Actualmente, sólo lo tienen que pagar  las entidades que tributen por el Impuesto de Sociedades o por el Impuesto de la Renta de no Residentes que tengan un importe neto de la cifra de negocios superior a 1.000.000 de euros.

Pero para poder rellenar tanto el DUE, como el modelo 036 o 037, deberás conocer con certeza el epígrafe I.A.E. que se encuentra tu actividad.

Está compuesto por tres secciones.

  • Sección primera: actividades empresariales.
  • Sección segunda: actividades profesionales.
  • Sección tercera: actividades artísticas.

La elección del correcto epígrafe es muy importante, ya  que tiene diversas implicaciones fiscales como por ejemplo: el tipo de IVA aplicable a la actividad (4%, 10%, 21%), las actividades comprendidas en la sección dos, deben de aplicar retención en sus facturas, las actividades del comercio minorista están obligadas al recargo de equivalencia…

A continuación te detallo la clasificación de los epígrafes, pero para una mayor extensión puedes consultar esta página.

Sección primera: Actividades Empresariales

División 0: Ganadería independiente

División 1: Energía y agua

División 2: Extracción y transformación de minerales no energéticos y productos derivados. Industria química

División 3: Industrias transformadoras de los metales, mecánica de precisión

División 4: Otras industrias manufactureras

División 5: Construcción

División 6: Comercio, restaurantes, hospedaje, reparaciones

División 7: Transporte y comunicaciones

División 8: Instituciones financieras, seguros, servicios prestados a las empresas y alquileres

División 9: Otros servicios

Sección segunda: Actividades profesionales

División 0: Profesionales relacionados con la Agricultura, Ganadería, Caza y Pesca

División 1: Profesionales relacionados con las actividades propias de la Energía, Agua, Minería y de la Industria Química.

División 2: Profesionales relacionados con las Industrias de la Aeronáutica, de la Telecomunicación y de la Mecánica de Precisión

División3: Profesionales relacionados con otras Industrias Manufactureras

División 4: Profesionales relacionados con la Construcción

División 5: Profesionales relacionados con el Comercio y la Hostelería

División 6: Profesionales relacionados con el Transporte y las Comunicaciones

División 7: Profesionales relacionados con las Actividades Financieras, Jurídicas, de Seguros y Alquileres

División 8: Profesionales relacionados con otros servicios

Sección tercera: Actividades artísticas

01 Actividades relacionadas con el cine, el teatro y el circo

02 Actividades relacionadas con el baile

03 Actividades relacionadas con la música

04 Actividades relacionadas con el deporte

05 Actividades relacionadas con espectáculos taurinos

Paso Nº 5: Sistema de Tribución

Si te decantas por una S.L. tributarás por el impuesto de sociedades y si por el contrario decides darte de alta como autónomo, el rendimiento de tu actividad tributará por el IRPF, impuesto de la renta de la personas físicas. Pero hay diferentes métodos de hacerlo: Método de estimación objetiva y método de estimación directa.

Sistemas de tributación dependiendo de la forma jurídica adoptada

Existe incompatibilidad entre ambos métodos de tributación, es decir, un contribuyente con dos actividades diferentes, tendrán que tributar por el mismo método.

Hay que tener en cuenta que existen unos volúmenes, que si se exceden no podremos tributar en uno u otro sistema.

Método de estimación objetiva (módulos)

Las actividades que tributan en módulos vienen recogidas en una Norma y adoptan este sistema por defecto, si tu actividad está dentro de dicha norma, pues tributarás por módulos. El sistema consiste en que no se calcula el rendimiento real de la actividad, si no, que mediante unos parámetros se estima el beneficio que debería de dar la actividad y de ahí se pagará el impuesto correspondiente.

De este modo, al inicio del año ya se sabe con certeza qué rendimiento se va a declarar y qué impuestos se van a pagar cada trimestre. Este sistema es el más simple y más fácil de gestionar.

La Ley 26/2014, de 27 de noviembre, revisa el método de estimación objetiva, exigiendo a partir de 2016, nuevos requisitos para su aplicación.

En primer lugar, no incluirá en su ámbito de aplicación las actividades incluidas en la división 3, 4 y 5 de la sección primera de las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas. Como son, las actividades de fabricación y construcción como por ejemplo la albañilería, la fontanería, la carpintería, la pintura…

Por otro lado, este régimen no podrá ser aplicado por los contribuyentes cuando:

  • El volumen de rendimientos íntegros en el año inmediatamente anterior superen los 150.000 euros anuales para el conjunto de sus actividades (250.000 para los ejercicios 2016 y 2017). A estos efectos se computará la totalidad de las operaciones con independencia de que exista o no obligación de expedir factura.
  • Sin perjuicio del límite anterior, tampoco podrá ser aplicable este método cuando el volumen de sus rendimientos íntegros del año inmediatamente anterior que corresponda a operaciones por las que estén obligados a expedir factura, cuando el destinatario sea un profesional o empresario que actúe como tal, supere los 75.000 euros.(125.000 euros para los ejercicios 2016 y 2017)
  • Y tampoco para aquellos que superen en volumen de compras en bienes y servicios del año anterior, con excepción de los bienes de inversión, la cantidad de 150.000 euros (250.000 para los ejercicios 2016 y 2017).

Las actividades que se encuentran en este método a partir de 2016 son: talleres, la fabricación de pan y bollería, peluquerías, escuelas, autoescuelas, transporte de viajeros por carretera, taxistas, tintorerías, el comercio al por menor… Siempre y cuando no superen los 150.000 euros ni de ingresos ni de gastos anuales.

Método de estimación directa

Se pagan los impuestos según los rendimientos reales que se obtengan a lo largo del año y no en función de ningún elemento de la actividad. Para ello a los ingresos se le descontarán los gastos deducibles, obteniendo un beneficio o pérdida y aplicando a esa cantidad el tipo impositivo (20%). (Si la empresa es de nueva creación existirá una reducción del 20% en el rendimiento neto, por tanto este porcentaje pasará a ser el 16%).

Dentro de este método, hay dos modalidades: la normal y la simplificada. Y al igual que hay unos volúmenes que son excluyentes del método de estimación objetiva, existen unos volúmenes que excluyen del método de estimación directa simplificada. Ellos son: El volumen de la cifra de negocio del año inmediatamente anterior no puede ser superior, para el conjunto de actividades de 600.000 euros. Si supera esta cantidad, se pasaría a tributar por estimación directa normal.

Si vas a darte de alta de autónomo, tienes que conocer en que código IAE se encuentra tu actividad, y si esta es empresarial o profesional. Cuando sepas el código IAE, podrás averiguar si tu actividad está o no en el régimen de módulos. Es muy sencillo.

En el caso de que sí que estés pero que después de haberlo estudiado te sea más ventajoso tributar por estimación directa, se puede renunciar a módulos.  Dicha elección es trascendente, el autónomo no podrá cambiarse de nuevo hasta que pasen tres años.

Pongamos un ejemplo, para que lo entiendas mejor:

Una persona quiere abrir un bar, en un pueblo de más de 5.000 habitante:

  1. ¿Qué epígrafe IAE tendrá la actividad? Nos vamos al listado, que encuentras aquí y, comprobamos que el IAE es el 673.2 correspondiente a otros cafés y bares, de actividades empresariales.
  2. ¿Ese epígrafe está en el régimen de módulos? Miramos la normativa del boe , y comprobamos que sí que estamos incluidos en el régimen de estimación objetiva, además también en el régimen simplificado del IVA (lo explicaremos más adelante).
  3. ¿Qué cantidad pagará trimestralmente? Los parámetros a tener en cuenta son:
  • Personal no asalariado: 1 (el autónomo)
  • Personal asalariado: 0 (en principio no va a tener trabajadores)
  • Potencia eléctrica: 15
  • Mesas: 14
  • Longitud de la barra: 7,50 m
  • Marcaremos que se trata de una empresa de reducida dimensión
  • Índice de nueva actividad: ponemos 0,8 ya que será el primer año. En el segundo año de actividad pondremos 0,9.

El resultado es de: 191,32 euros trimestrales. Con los parámetros introducidos Hacienda estima que tendremos un rendimiento anual de 11.773,97 euros, y que por tanto nuestra cuota a pagar será de 191,32 euros trimestrales. En caso de que vaya a contratar a un trabajador, la cuota trimestral sería de 353,22.

Y la cuota a pagar de IVA en el primer caso será de 91,21 euros. Y en el segundo caso será de 142,76 euros.  Las cuales se regularizará en el cuarto trimestre.

Sin embargo, esta persona tras analizar dichos pagos puede pensar que son excesivos, y que no podrá asumirlos  ¿Podrá renunciar al sistema de módulos y acogerse a estimación directa simplificada? La respuesta es sí, pero tal y como hemos comentado antes, tendrán que pasar tres años para poder acogerse al sistema de módulos.

La renuncia se podrá realizar de manera expresa mediante la presentación del modelo 036 o 037 durante el mes de diciembre del año anterior, o bien de manera tácita mediante la presentación del modelo 130 (modelo correspondiente a estimación directa) y el modelo 303 (declaración del IVA) en periodo de presentación voluntaria de las liquidaciones correspondientes al primer trimestre, es decir, en abril.

La elección de un sistema u otro dependerá de las expectativas respecto a la facturación y beneficios.

Si los rendimientos estimados por el sistema de módulos son inferiores a los rendimientos reales del negocio (estimados en caso de emprendedores), será aconsejable tributar en estimación objetiva y viceversa.

Lo realmente difícil en el caso de emprendedores es acertar en las estimaciones del rendimiento futuro.

Periodo de presentación de impuestos

¿Cuándo se presentan los impuestos, modelo 130 (estimación directa) o 131 (estimación objetiva, módulos)?

  • 1º trimestre: entre el 1 y el 20 de abril
  • 2º trimestre: entre el 1 y el 20 de julio
  • 3º trimestre: entre el 1 y el 20 de octubre
  • 4º trimestre: entre el 1 y el 30 de enero del año siguiente

Los impuestos se podrán calcular e ir a una entidad financiera,  presentarlos y pagarlos o bien, los puedes domiciliar en tu cuenta, pero para ello, tendrás que realizar el impuesto y mandarlo antes del día 15 del mes correspondiente.

Por lo tanto, ya sabemos, los primeros pasos que tenemos que dar, conocemos que forma jurídica tendremos que adoptar y en qué sistema de tributación nos encontraremos. Ahora tendremos que acudir a un punto PAE, y solicitar el alta tanto en la actividad, en Hacienda y en la Seguridad Social. Si decides que seamos tu asesoría de confianza, nosotros te asesoraremos y gestionaremos  todos los trámites.

Paso Nº 6: El IVA: Aspectos esenciales

Ahora, vamos a dedicarle unas líneas al IVA, ya que es un impuesto que afecta tanto a los autónomos como a las sociedades. Necesitarás conocer la idea básica para entender tus obligaciones respecto al impuesto.

El IVA, impuesto de valor añadido, recae sobre el consumidor final, el autónomo tan sólo actúa como intermediario, ya que pagará a Hacienda la diferencia entre el IVA que haya cobrado a sus clientes y el que haya soportado por las compras realizadas a sus proveedores.

¿Cuándo se realiza dicho pago? Pues bien, se realizará trimestralmente (aunque también hay casos en los que se puede presentar mensualmente), mediante el modelo 303. Y anualmente se tendrá que presentar una declaración informativa, el modelo 390.

En caso de que el IVA soportado fuera mayor que el IVA repercutido, podrás solicitar a Hacienda la devolución de la diferencia a tu favor, la cual suelen ingresarla en la cuenta entre los meses de marzo y junio del año siguiente.

Pero cuidado, hay actividades que están exentas de IVA, como son las actividades sanitarias, las relacionadas con la educación y la formación, alquiler de viviendas…

También hay diferentes tipos de IVA:

  • Súper reducido 4%: aplicable a alimentación de primera necesidad (pan, harinas, cereales, leche, quesos, huevos y frutas y verduras) libros, periódicos, medicamentos…
  • Reducido 10%: restaurantes, transportes, gafas, resto de alimentos…
  • General 21%: aplicable al resto de productos o servicios.

Si te encuentras en el régimen general de IVA, el cálculo del pago trimestral que tendrás que realizar a Hacienda será:

IVA A PAGAR = IVA REPERCUTIDO – IVA SOPORTADO

IVA repercutido, es el que tú cobras de tus clientes, precio de venta x tipo de IVA

IVA soportado, es el que tú pagas a tus proveedores y acreedores, precio de compra x tipo de IVA

Pero, existen varios regímenes de IVA, a parte del régimen general, como lo son el recargo de equivalencia, el régimen simplificado o el de la agricultura, ganadería y pesca. ¿Cómo sabrás en que régimen de IVA te encuentras?

Régimen simplificado de IVA

Será de aplicación este régimen a aquellos autónomos que estén en módulos.

Tan solo es compatible con el régimen de la agricultura, ganadería y pesca, y con el recargo de equivalencia, nunca con el régimen general.

Los empresarios soportarán y repercutirán IVA, pero existen peculiaridades en cuanto al cálculo de las cuotas, ya que se determinarán de forma objetiva, no coincidirán exactamente con la realidad.

Se calculará a través de los mismos parámetros que se hayan utilizado para el cálculo de los módulos. Y en el último trimestre, se regularizará, se pondrán los datos reales de los módulos del año, y a la cantidad resultante de IVA en módulos, se descontarán las cantidades de IVA soportadas, los pagos realizados de IVA trimestralmente, y un 1%, correspondiente a gastos de difícil justificación.

No obstante la norma fija una cuota mínima de IVA por operaciones corrientes para actividad de la que sí se podrá deducir el IVA soportado por inversiones.

Recargo de equivalencia

Es un régimen especial de IVA, al cual están sometidos, los autónomos, personas físicas, minoristas, es decir, los que venden al consumidor final. También se incluyen las Comunidades de Bienes minoristas.

Consiste en que el autónomo pagará un IVA un poco más alto de lo normal, a cambio de no estar obligado a presentar declaraciones de IVA  a Hacienda. Ya que de esta manera paga el IVA directamente a su proveedor.

¿Cuánto más hay que pagar?

  • 4% IVA = 0,5% recargo, por tanto, pagará un 4,5%
  • 10% IVA = 1,4% recargo, pagará un11,4%
  • 21% IVA= 5,2 % recargo, pagará un 26,2%

Por ejemplo, un autónomo con una tienda de ropa, compra a su proveedor un importe de 3.000 euros, la factura que recibirá será de:

  • BASE IMPONIBLE = 2.000
  • IVA = 2.000*21% = 420
  • RECARGO = 2.000*5,2%=104
  • TOTAL = 2.524 euros

Paso Nº 7: Pasos a seguir para constituir una S.L

A continuación te detallamos de forma resumida, los pasos a seguir si decides crear una sociedad limitada.

  1. Registrar el nombre de la empresa: Se deberá solicitar una certificación negativa al Registro Mercantil Central, que garantice que no existe ninguna otra empresa con el mismo nombre. En la solicitud se deben de poner cinco nombres por orden de preferencia. Una vez concedido el certificado, se reservará el nombre por un periodo de seis meses, transcurridos estos sin su utilización, el nombre vuelve a estar disponible para cualquier otra empresa.
  2. Apertura de cuenta bancaria a nombre de la empresa e ingresar el capital mínimo (3.000 euros). El banco emitirá un certificado a cada uno de los titulares haciendo constar su identificación y el importe ingresado.
  3. Redacción de los estatutos sociales: Los estatutos son el conjunto de normas que regirán la empresa y que posteriormente se incorporarán a la escritura pública de constitución. Normalmente esta tarea la realizan en la notaria. En ellos deberán de constar: la denominación social, el objeto social, el capital social y las participaciones en las que se divida etc.
  4. Escritura pública de constitución: La firma de la misma se realizará ante notario, lo cual conlleva un coste, el cual dependerá del capital social. Para la obtención de la escritura, es necesario aportar: lo estatutos, el certificado negativo de la denominación social obtenido de registro mercantil central (original), certificado bancario de la aportación dineraria al capital social y el DNI de los socios fundadores.
  5. Obtención del CIF, alta IAE y declaración censal: Se deberá solicitar el CIF provisional, mediante el modelo 036, adjuntando la fotocopia de los DNI y la fotocopia de la escritura de constitución. Este CIF provisional tendrá una validez de seis meses.
  6. Inscripción en el Registro Mercantil: La sociedad deberá de inscribirse en el Registro Mercantil de la provincia donde se haya fijado el domicilio social. Tendrá un plazo de dos meses desde la obtención de la escritura de la constitución, y deberá de acompañarla de la siguiente documentación: copia original de la escritura de constitución de la Sociedad, certificación negativa de denominación social, copia del CIF provisional.
  7. Alta en el régimen de trabajadores autónomos.
  8. Solicitud de CIF definitivo.

Al igual que con el alta del autónomo, alguno de estos trámites también se podrán hacer mediante el CIRCE, lo cual resulta muy cómodo, se podrán realizar varios pasos en tan solo uno, y ello agiliza el proceso.

Paso Nº 8: Puesta en marcha

La importancia de las redes sociales

Ya somos autónomos ¿y ahora qué? Pues ahora toca esperar a que los clientes nos encuentren, pero se lo tendremos que poner lo más fácil posible. Dependiendo del tipo de actividad a la que te dediques y del presupuesto del que dispongas tendrás diferentes opciones.

Por ejemplo, puedes promocionarte a través de Facebook, es un método sencillo y barato, podrás alcanzar a muchos potenciales clientes, o puedes participar en ferias locales o comarcales dando a conocer tus productos o servicios…

La importancia de las Redes Sociales ha incrementado en los últimos años. Lo que parecía una moda pasajera, se ha convertido en una herramienta clave de marketing, y además muy barata.

Gracias a las redes sociales se generan muchos negocios, siendo en la actualidad Internet, uno de los motores de la economía mundial.

El estar bien posicionado en las redes sociales, ayuda a aumentar tus ventas, a promocionar tus productos o servicios, en definitiva, es un escaparate idóneo donde podrás expresarte. Hoy día, casi todo el mundo tiene un  Smartphone, independientemente de la edad, por tanto mediante este medio de comunicación podrás llegar a un amplio abanico de potenciales clientes, con características diferentes, las 24 horas del día los 365 días del año.  Neil Patel te lo explica con más detalle aquí.

La venta online está creciendo, situándose a la cabeza del incremento del consumo. Empresas como Alibaba, Amazon o Ebay, están generando unos ingresos abismales por medio de sus plataformas webs. Ello es una pista para que nos demos cuenta de que la adaptación de los negocios a este cambio debe de ser algo clave en la estrategia empresarial.

A pesar de todo ello hay algunas empresas reacias a adaptarse. Debemos de tener en cuenta, que una mala gestión de las Redes Sociales, puede acabar con la imagen de nuestra empresa, por lo que es muy importante analizar todo aquello que publiquemos.

No te desesperes, poco a poco empezarán a llamarte,  a visitar tu local, empezarás a dar presupuestos y el día que un cliente acepte que le realices un trabajo será un día especial, a alguien le gusta lo que haces y está dispuesto a pagar por ello.

La facturación

Una duda, que tienen casi todos los nuevos autónomos es, ¿cómo hago la factura? ¿Tengo que hacer factura siempre?

Estarás obligado a emitir factura siempre y cuando el destinatario, tu cliente, sea un profesional o un empresario y que actúe como tal o bien cuando tu cliente así te lo exija.

Además estarás obligado a conservar tanto, una copia de la factura que entregues al cliente (facturas de ventas) como de las facturas que recibas de otros empresarios o profesionales (facturas de compras).

Aunque, hay que señalar, que en algunos regímenes especiales de IVA, como son el régimen simplificado y el de recargo de equivalencia, en principio no es necesario emitir facturas, ya que los clientes son fundamentalmente particulares y no profesionales o empresarios. Algunas de estas actividades son, por ejemplo, las peluquerías, los bares, los restaurantes, los comercios minoristas…, en los cuales en el precio el IVA está incluido.

Podremos encontrarnos con varios tipos de facturas dependiendo de la actividad del autónomo:

  • Facturas con o sin IVA, dependiendo de si la actividad está o no sujeta a IVA, por ejemplo las relacionadas con la sanidad están exentas.
  • Facturas con o sin retenciones, dependiendo si quién las emite es un profesional o no, es decir, que su epígrafe del IAE, se encuentre en la segunda sección.

Los autónomos profesionales, deberán de practicar retención en sus facturas siempre que el destinatario sea un profesional o un empresario. Dicha retención será del 15%, pero durante el año que se produce el alta del autónomo profesional y durante los dos años siguientes la retención será del 9%.

Para entenderlo mejor, veamos algunos ejemplos:

  • Un procurador, autónomo profesional (segunda sección del IAE), deberá de realizar sus facturas con IVA y sujetas a retención (cuando sean emitidas a empresarios o profesionales). Base imponible= 100 euros, IVA=21 euros, retención=15 euros. Total=106 euros. Cuando facture a un particular, Base imponible= 100 euros, IVA=21 euros, Total= 121 euros.
  • Una autónomo que su actividad es la confección y venta al por mayor de ropa. Deberá realizar sus facturas con IVA, pero no sujetas a retención.

¿Qué datos debe contener la factura?

  • La denominación de FACTURA
  • Datos del emisor: “tus datos” nombre, apellidos, dirección, DNI o CIF, dirección de correo electrónico, teléfono o teléfonos…
  • Datos del remitente: “los datos del cliente” nombre, apellidos, dirección, DNI o CIF, dirección de correo electrónico, teléfono…
  • Número de factura: Es muy importante que cada factura tenga su número, el cual tendrá que ser correlativo de la serie de factura. La primera factura emitida del ejercicio fiscal, el año, deberá ser la número 1.
  • Fecha: fecha de la emisión de la factura. Es importante que se siga el orden, no puede haber una factura en julio con el número 30 y una en agosto con el número 25.
  • Concepto: Hay que poner el motivo concreto, por el que se emite la factura. Por ejemplo en el caso de un mecánico: “cambio de aceite”.
  • Base imponible: Importe de la factura antes de impuestos.
  • IVA: Será un porcentaje de la base imponible, este porcentaje variará (4% IVA superreducido, 10% IVA reducido, 21% IVA general), o incluso podrá ser cero en caso de que la actividad está exenta de IVA.
  • Retención: Sólo para autónomos profesionales. Será un porcentaje de la base imponible (9% o 15% dependiendo del inicio en la actividad).
  • Importe total = base imponible + IVA – retenciones

A continuación te mostramos un ejemplo de factura, que te podrá servir de ayuda:

Ejemplo de una factura

Ejemplo de una factura


Contratación de trabajadores
 Paso Nº 9: ¿Necesitarás personal?

Cuando el negocio crezca y no puedas con todo, tendrás que plantearte contratar a alguien. No es tarea fácil, aunque sólo vayas a contratar a un trabajador, previamente tendrás que analizar las tareas y los requisitos a cumplir por el nuevo puesto. Para empezar tendrás que realizar un pequeño listado detallado de las tareas a realizar y a partir de allí, detallar los requisitos en cuanto a formación, experiencia, idiomas, referencias… que necesita tener el candidato al puesto vacante.

No te preocupes, aunque contrates a alguien, si tienes bonificada la cuota del autónomo, mantendrás tu bonificación.

Cuando tengas el nuevo puesto definido, tendrás que analizar y tener en cuenta lo siguiente:

  • Duración del contrato: ¿Te hace falta para la realización de un trabajo en concreto o indefinidamente?
  • Jornada: ¿media jornada o jornada completa?
  • Periodo de aprendizaje: Toda persona que se incorpora a un nuevo puesto de trabajo, necesita tiempo para adaptarse y aprender el funcionamiento de tu negocio. Ello conlleva un coste para el autónomo.
  • Edad.
  • Si está cobrando el desempleo, cuánto tiempo le queda por cobrar y qué cantidad.
  • Si tiene discapacidad o no.

Un contrato de trabajo significa un gasto muy importante, por tanto tendremos que rentabilizarlo. Hay que calcular los gastos y estimar los ingresos que nos puede aportar. ¿Cómo nos puede aportar ingresos? Pues ahora podrás ampliar la gama de productos o servicios, o podrás hacer visitas comerciales. Dispondrás de más tiempo, ya que tienes ayuda.

Para el cálculo de los gastos aparte de la nómina mensual, tendremos que tener en cuenta, la cuota de la Seguridad Social, que se calculan a partir de unos tipos de cotización aplicados a la base de cotización que cobrará tu trabajador.

Otra duda que te puede surgir es, ¿de qué cuantía será la nómina? Pues bien, tendrás que acudir al convenio colectivo de tu sector, y si no existe ninguno, pues al más similar, y conocer las tablas salariales, las cuales dependen de la categoría profesional de la persona que quieras contratar.

También comentarte que podrás contratar a la persona con un periodo de prueba, lo cual deberá expresarse por escrito en el contrato, aunque la duración no podrá exceder de seis meses para los técnicos titulados, y de dos meses para el resto de trabajadores.

Durante el periodo de prueba el trabajador tendrá los mismos derechos y obligaciones correspondientes al puesto de trabajo que desempeñe como si fuera de la plantilla. Una de las ventajas, es que se podrá rescindir la relación laboral por voluntad de cualquiera de las partes sin necesidad de alegar causa alguna y sin preaviso. El tiempo que el trabajador esté en periodo de prueba computará a efectos de antigüedad.

En la actualidad, dependiendo de las características del puesto, de la duración, de la edad del trabajador, y de otros factores, existen bonificaciones a la Seguridad Social de los trabajadores.

Autónomo colaboradores:

Si decides contratar a algún familiar, cuidado, porque quizás no puedas contratarlos en el régimen general. ¿Por qué ocurre esto? Te lo explicamos.

Cuando la persona que quieras contratar sea una familiar directo: tu marido, tu esposa, tu pareja, alguno de tus hijos, tu madre, tu madre, algún hermano o hermana, tu nieto, tu abuelo o abuela, algún cuñado o cuñada o incluso tu suegro o suegra, quizás no puedas contratarlos en el régimen general, y deberán de darse de alta como autónomo colaborador.

No podrás contratarlos en el régimen general cuando:

  1. Sea familiar directo.
  2. Que sean personas que trabajen para ti de forma habitual. No debe tratarse de una colaboración puntual.
  3. Que el familiar conviva en el mismo domicilio que tú.

Si se cumplen estos requisitos se deberá de dar de alta como autónomo colaborador. Éste cotiza como un autónomo normal, pero no tendrá obligaciones con Hacienda, a diferencia del autónomo principal. No deberá de liquidar IVA ni pagos fraccionados a cuenta del IRPF.

El autónomo colaborador tributa del mismo modo que un trabajador por cuenta ajena, es decir, como un asalariado, percibe sus ingresos como un sueldo del autónomo para el que trabaja. Es por ello que ha de declarar sus ingresos como rendimiento del trabajo (como cualquier asalariado) y no como actividad económica.

Este autónomo también tiene bonificaciones al igual que el autónomo normal. Son las siguientes:

  • Durante los primeros 18 meses: bonificación del 50% de la cuota del autónomo, en lugar de pagar 264, pagará 132 euros.
  • Durante los siguientes 6 meses: bonificación del 25% de la cuota del autónomo. Pagará 198 euros. (Novedad que se aplicará a partir del 10 de octubre del 2015)

El trámite para darse de alta es muy sencillo, ya que basta con darse de alta en la Seguridad Social como familiar colaborador, no siendo necesaria el alta en Hacienda.

Paso Nº 10: ¿Necesitarás un local para ejercer la actividad?

¿Necesitarás un local para ejercer tu actividad empresarial? ¿Será de tu propiedad o tendrás que alquilarlo?

Si necesitas alquilar un local para ejercer tu actividad, tendrás que tener en cuenta que cuando hablamos de contratos de arrendamiento de uso distinto a vivienda, o lo que es lo mismo, local comercial, oficinas…existirá la obligación por parte del arrendador (propietario del local) de presentarte factura, en la que aparezca la renta, el IVA y la retención.

La retención se la aplicarás tú al arrendador y será a cuenta del IRPF si el arrendador es persona física, o a cargo del IS (impuesto de sociedades) si es persona jurídica.

La obligación del arrendador será ingresar el IVA, mediante el modelo 303, de manera trimestral, y la tuya será ingresar las retenciones, presentando el modelo 115, también trimestralmente.

Veamos un ejemplo para que lo entiendas mejor:

Para ejercer tu actividad alquilas un local comercial por una renta de 500 euros al mes. El arrendador te presentará una factura en la que se detallarán las siguientes cantidades:

  • RENTA………………………….…500 euros
  • V.A (21%)…………………………105 euros
  • RETENCIÓN (19,5%)……………-156 euros
  • TOTAL A PAGAR………………..449 euros

Los 449 euros, será lo que percibirá el arrendador directamente de ti. Pero indirectamente también recibe los 156 de la retención, la cual ingresarás a Hacienda trimestralmente mediante el modelo 115.

El porcentaje de retención, ha variado en el año 2015, hasta julio fue del 20%, y a partir de ahí pasó al 19,50%. En el 2016 volverá a variar la retención y pasará a ser del 19%.

Paso Nº 11: La marca y el nombre comercial

Cuando el nombre  de tu negocio, o comercio o producto, tenga un papel muy importante en tu estrategia comercial, mi consejo es que lo protejas creando una marca, para evitar que la competencia pueda aprovecharse y quitártelo.

En algunas actividades es muy importante tener esto en cuenta, sobre todo si en un futuro quisieras franquiciar el negocio o crear cadenas. Hay algunas actividades que deben de hacerlo por ley, como son por ejemplo el caso de las agencias de viajes.

Tanto la marca como el nombre comercial, son signos distintivos que se pueden proteger mediante títulos otorgados por el Estado, los cuales confieren al titular el derecho exclusivo de utilizarlos en el tráfico económico e impedir que otros lo utilicen en España.

La marca y el nombre comercial no son lo mismo. La marca es un signo que permite a los empresarios distinguir sus productos o servicios de los productos o servicios de la competencia. Y el nombre comercial es el signo o denominación que identifica a la empresa en el tráfico mercantil y sirve para distinguirlas del resto de empresas que realizan actividades idénticas o similares. No es preciso que coincida con la denominación social.

Ambas pueden ser también distintas a la denominación social, que es el nombre que identifica a la persona jurídica en el tráfico mercantil. Esta denominación es el nombre formal y el que aparecerá en las facturas, en los contratos de los trabajadores, con terceros.

Dicho así parece lo mismo, te lo vamos a ilustrar con un ejemplo para que se entienda mejor:

Una empresa que fabrica turrones, tiene tres variedades de turrones, y registra una marca diferente para cada una de ellas:

  • Turrón de chocolate blanco: CHIQUICHOC
  • Turrón de almendras: CHIQUIAL
  • Turrón de praliné: PRALICHOCO

Pero sin embargo, el nombre comercial es CHIQUICHOC, y la denominación social es TURRONES CHIQUICHOC S.L.

Las marcas y nombres comerciales se inscriben en la Oficina Española de Patentes y Marcas, las denominaciones sociales en el Registro Mercantil Central.

Paso Nº 12: Prepararse para el éxito o el fracaso

Muchos emprendedores tienen miedo, no saben si van a tener suficientes ingresos para cubrir sus gastos y poder pagar la cuota de autónomo y se preguntan si pueden facturar solamente estando de alta en Hacienda y no en la Seguridad Social. Pues bien, para poder emitir una factura, es necesario estar dado de alta tanto en la Seguridad Social como en Hacienda.

Textualmente, la Seguridad Social, dice que deben darse de alta de autónomo: “los trabajadores mayores de 18 años, que, de forma habitual, personal y directa, realizan una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción a contrato de trabajo”.

Si tu actividad es habitual, la opción a evitar es permanecer en la economía sumergida, la cual supone estar trabajando ilegalmente tanto a la vista de Hacienda como a la de la Seguridad Social, corriendo el riesgo de que una u otra entidad te localice y sancione y ejerciendo una competencia desleal respecto a los empresarios dados de alta.

Si decides dar el paso y emprender, tendrás que tener en cuenta algunas desventajas:

  • La incertidumbre: Incertidumbre acerca de si el producto o servicio tendrá aceptación en el mercado. Si las expectativas esperadas de crecimiento se cumplen, en el caso de desviaciones no deberás tirar la toalla, deberás buscar soluciones e intentar que tus expectativas se cumplan. Siempre debes tener un plan B.
  • Entrega y dedicación: Deberás de dedicarle muchas horas a tu proyecto, sobre todo al principio. Emprender, es sinónimo de desarrollar aptitudes y ponerlas en práctica. Deberás que controlarlo todo.
  • Responsabilidad económica: Tendrás que hacer previsiones económicas ya que, de un mes para otro los ingresos pueden variar. Serás el responsable de la viabilidad económica del proyecto.

No será fácil, nada que merece la pena lo es. Pero si trabajamos en ello, podemos conseguirlo. Por ello debemos ser fuertes y determinados en nuestro propósito si queremos llegara destino.

En la actividad empresarial, se cometen errores continuamente, errores con clientes, con proveedores, con empleados… Lo que diferencia a buen empresario, ya sea administrador de una sociedad o un autónomo, persona física, es la capacidad que tenga para asumir los errores, corregirlos, y sobre todo, aprender de ellos. El fracaso forma parte del camino al éxito empresarial.

Para tener éxito en la gestión de tu negocio, deberás de desarrollar una serie de competencias y habilidades directivas, las cuales poco a poco incorporarás a tu forma de actuar y te proporcionarán mayor seguridad y confianza en ti, y por consiguiente mayor posibilidad de conseguir el éxito empresarial.

Si el negocio empieza a crecer, a tener un volumen elevado de ventas, tendrás que tener clara la diferencia entre emprendedor y empresario. El primero crea, el segundo sabe gestionar, sabe hacer crecer el negocio y disfruta con ello. Hay personas que podrán ser las dos cosas en uno mismo, pero otras no. Bien porque no tengan formación o por otras circunstancias. Entonces, si eres solo emprendedor prepara el terreno cuando detectes que se aproxima el momento de dejar de estar al frente de tu negocio. No permitas que las ataduras emocionales que te unen a él te impidan dar ese paso, si es que la evidencia demuestra que es lo mejor que se puede hacer.

Ahora bien, si empiezas y las cosas no funcionan como te esperabas, no pasa nada, no pierdas el espíritu emprendedor, no te vengas abajo, quizá tu éxito se encuentre en la realización de otra actividad.

Mencionar que existe la llamada “segunda oportunidad”, incluida en la Ley de Emprendedores, que es una medida dirigida a los empresarios que no hayan tenido éxito en su primera puesta en marcha y quieran empezar de nuevo. Es un procedimiento extrajudicial mediante el que, de forma flexible, el emprendedor puede negociar el pago de la deuda con sus acreedores ayudado por la figura del mediador concursal.

Pero con este artículo lo que tratamos es de ayudarte a que el negocio que vas a empezar, sea un negocio exitoso, por tanto olvidémonos de lo anterior y pongámonos de nuevo el chip optimista. “El fracaso vence a los perdedores, el fracaso inspira a los ganadores”

 “La manera de empezar es dejar de hablar y empezar a hacer” Walt Disney, con dicha frase ponemos el broche final a esta guía. Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender el mundo de los negocios de una forma más profesional.

No te olvides de participar en el sorteo de “Emprendeon” para llevarte un servicio de asesoría gratis de por vida. Sólo por dejar tus datos aquí entrarás en el sorteo. ¡Recuerda que sólo tienes hasta el 29 de febrero para participar!

5 Comentarios

  • Víctor dice:

    Enhorabuena por el post, todas las dudas que nos surjen a todos en cualquier momento reunidas en el mismo sitio, directo al grano, con lo que te ahorra muchas consultas en Hacienda, Seguridad Social…que muchas veces siquiera te las aclaran.
    Un saludo Cracks!!

    • Muchas gracias Víctor! Nos alegra mucho que te haya gustado. Eso era lo que pretendíamos, ayudar a la gente que puede tener alguna duda. Hemos intentado resumir las dudas más comunes y dar un poco más masticado todo este proceso que a veces puede parecer tan lioso!! Si de verdad os hemos ahorrado horas perdidas es que lo hemos hecho bien!! Un saludo y gracias por dejarnos tu opinión!!

  • moxyn dice:

    Gran Artículo, no me esperaba menos.
    Mucha información para esas personas que no lo tienen muy claro.

    Un saludo desde Sevillla.

  • Noemí dice:

    Hola!

    Buen artículo. ¿La formación online mediante infoproductos está exenta de Iva?

    Gracias
    Saludos
    Noemí

    • Gemma Martínez Sánchez dice:

      Hola Noemí,
      Si la formación es mediante videos, presentaciones, etc. no está exenta de IVA. En cambio si es con un profesor al otro lado del ordenador, si se cumple el artículo 20.uno.9º de la Ley del IVA y estaría exento, siempre y cuando sea formación de un plan de estudios.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos,

Deja un comentario

Share This